Notificación en redes sociales. Una atractiva mujer se interesa por él. Acepta la solicitud, intercambian algunos mensajes, después los teléfonos, largas conversaciones, sienten una conexión especial, o eso pensaba él. Ella le cuenta las dificultades económicas que está atravesando, que la van a desahuciar, que no tiene a donde ir…y él acaba entregándole distintas cantidades de dinero. En total, 67.480 euros. Llega a pedir préstamos rápidos para poder hacerlo.

Es la historia de una de las víctimas de una pareja de El Grao de Castellón que consiguió estafar casi 100.000 euros a tres hombres escondiéndose tras perfiles falsos de mujeres en redes sociales para ligar. La Audiencia de Castellón les ha condenado por un delito continuado de estafa agravada a penas de prisión.

Los hechos que se juzgaron en febrero se remontan a 2011 y se prolongaron hasta 2016. Los dos condenados, un hombre de 41 años y su pareja, de 43, abrieron perfiles en Meetic y POF con las identidades falsas de Mercedes, Sofía o Azucena y ella llegó a quedar con los hombres con los que establecieron una relación virtual de confianza. Él puso su ordenador y ella su voz para hablar con los estafados y su físico para hacerse pasar por la amiga de la mujer que les tenía atrapados y que aseguraba no poder tener un encuentro con ellos por la difícil situación que atravesaba. Incluso llegaron a inventar que era víctima de violencia machista.

«Absorbido por la relación»

Según la sentencia que condena a la estafadora a tres años y medio de prisión y al estafador a dos años y medio, ponencia del magistrado Esteban Solaz, los acusados «comenzaban con conversaciones a través de mensajes de teléfono y por correos electrónicos hasta entablar una relación de amistad y conseguir la confianza de dichas personas, a las que haciéndoles patentes situaciones ficticias de penuria económica, conseguían de ellas que les facilitaran aportaciones de dinero en la creencia de estar ayudando a la persona que habían conocido, llegando la acusada en alguna ocasión, y para dar mayor credibilidad a su forma de actuar, a quedar con alguno de los perjudicados a fin de lograr su propósito».

Al primero de los hombres consiguieron sacarle 5.500 euros, al segundo 21.500 euros y al tercero, 67.480 euros. Descubierto el engaño, el segundo de los estafados consiguió quedar con la condenada, con su identidad real, que le firmó un reconocimiento de deuda y se comprometió a pagarle. Consiguió recuperar 9.500 euros.

El tercer hombre que más dinero entregó a la pareja pensando que lo hacía a la mujer que le había «absorbido por la relación», según se recoge en la sentencia, lo hizo a través de transferencia, de ingresos bancarios o en mano a la condenada, que se hacía pasar por la amiga de la conquistadora.

Según el fallo de la Audiencia de Castellón que condena a ambos como coautores del delito, aunque ella habló con los engañados fue él quien «montó todo el ardid a través de las redes sociales», poniendo a disposición su correo electrónico y la cuenta donde se cobraron las cantidades.

La Fiscalía pedía para ambos cinco años de prisión y las acusaciones particulares 8 años y 11 meses. Finalmente, han sido condenados a dos años y medio él y tres años y medio ella, así como a devolver todo el dinero defraudado, 5.000 euros por daños morales al hombre a quien sacaron más dinero y las costas procesales.