El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha denunciado este jueves la «marginación» de la Policía Nacional en la campaña de vacunación contra el Covid en Cataluña, al suspender «sin justificación» la inmunización de la plantilla de este cuerpo, que ahora solo incluye a los agentes de entre 60 y 65 años.

Según informa este jueves el sindicato en un comunicado, con la excepción del personal de la Policía Nacional de entre 60 y 65 años, se ha suspendido la campaña de vacunación en este cuerpo, mientras que los agentes de los Mossos y los de las Policías Locales «ya han sido vacunados», denuncia el SUP.

Por su parte, la Confederación Española de Policía (CEP) señala en un comunicado de prensa que «la Generalitat está jugando con la salud de los policías nacionales, sus familiares y de la población que acude a renovar sus documentos, en un burdo y zafio intento de castigar a los profesionales de la seguridad del Estado destinados en Cataluña».

El sindicato Jupol, mayoritario en el Consejo de la Policía, y Jucil, la Asociación Profesional de la Guardia Civil, ha mostrado su descontento, ya
que «el Servicio Catalán de Salud no ha cumplido con las directrices marcadas por el ministerio de Sanidad en relación con la vacunación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, habiendo vacunado únicamente a 98 miembros del Cuerpo Nacional de la Policía en Cataluña y a 200 guardias civiles de Barcelona».

SUP atribuye este hecho a que en Cataluña «prevalece» la política sobre la sanidad, ante la «pasividad» del Gobierno y la «inacción» y el «silencio» de la Dirección General de Policía.

«La Policía Nacional, al revés que en el resto de España, no es un colectivo esencial en la campaña de vacunación» de Cataluña, es una «policía de segunda», opina el SUP, que califica la decisión del Govern de inaceptable.

Ayer comenzó en Cataluña la inoculación masiva con AstraZeneca de la población de entre 60 y 65 años, de manera que los policías nacionales destinados a esta comunidad «tendrán que esperar para recibir su dosis a que se vacune a todas las personas de ese rango de edad».

Por ello, el SUP «exige» que los agentes de la Policía Nacional destinados en Cataluña «reciban de inmediato el mismo trato sanitario que los policías locales y autonómicos», colectivo cuyo trabajo «reviste vital importancia» en un contexto de pandemia.