España

Interior quiere vacunar en cuatro días a todos los policías nacionales destinados en Madrid

La Dirección de la Policía confirma a los sindicatos que no tendrán castigo disciplinario los agentes que no quieran inmunizarse

Un agente de la Policía Nacional, en un control durante la pandemia.

Un agente de la Policía Nacional, en un control durante la pandemia. EP

El Ministerio del Interior trabaja con la previsión de vacunar en Madrid a unos 5.000 policías nacionales al día, de forma que todos los funcionarios destinados en esta comunidad autónoma -en torno a 21.500 si se tienen en cuenta tan sólo los efectivos disponibles- habrían recibido la primera dosis en el plazo de unos cuatro días.

Así se lo ha comunicado este viernes la Dirección General de la Policía a los representantes de los sindicatos. El nuevo calendario supone un importante recorte de plazos respecto al cálculo que la Subdirección General de Recursos Humanos y Formación de la Policía Nacional había expuesto este miércoles. Entonces el ritmo de inoculación era de 2.000 agentes al día y el tiempo total se cifraba en 11 días.

No es la única novedad. Para agilizar el proceso, Interior ha informado de que se habilitarán dos puntos de vacunación -el Wanda Metropolitano y el polideportivo del complejo policial de Carabanchel- y no uno, como se informó hace 48 horas. De la coordinación se encarga cada jefatura superior con la Consejería de Sanidad de cada comunidad autónoma.

La Dirección General de la Policía ha dejado claro que tiene carácter voluntario y que los que no quieran recibir la dosis no sufrirán consecuencia disciplinaria alguna, si bien tendrán que rellenar una minuta para dejar constancia de su negativa -sin tener que exponer motivos ni otras circunstancias- a fin de que se pueda llevar a cabo un mejor control de las existencias.

Tan sólo se aconseja la no vacunación a quienes tengan antecedentes por shock anafiláctico y a las embarazadas, dado que aún no se dispone de estudios científicos que evalúen la afectación que puede tener sobre el feto.

A la espera de las reticencias que se puedan registrar, la intención es vacunar a unos 5.000 policías cada jornada (2.000 en Carabanchel y 3.000 en el Wanda), para lo que serán citados en días alternos los destinados en servicios centrales y jefatura superior a fin de que haya grupos ‘encapsulados’ y no se resientan ni los turnos ni la prestación del servicio. Si el funcionario se encuentra trabajando dispondrá del tiempo necesario para asistir al punto designado para recibir el pinchazo, no teniendo dicho acto la consideración de tiempo de servicio si el funcionario es citado cuando se encuentra de libranza.

De lunes a domingo, mañana y tarde

De cumplirse las previsiones que maneja la Dirección General, toda la plantilla que sirve en Madrid habría recibido la primera dosis el 4 de marzo como muy tarde, puesto que la vacunación se llevará a cabo de lunes a domingos y en horarios de mañana (9.30 a 14.30 horas) y tarde (15.30 a 20.30 horas). Según el catálogo de puestos de trabajo, esta comunidad cuenta con una dotación de unos 25.000 policías nacionales, si bien los sindicatos calculan que los efectivos reales no superan los 21.500 al no haberse cubierto en los años de la crisis económica todas las vacantes que se iban produciendo por las restricciones presupuestarias.

La vacuna que se administrará a los agentes serán la de Astrazeneca, de momento tan sólo recomendada para las personas con edades comprendidas entre los 18 y 55 años al ser éste el grupo de edad en el que se llevaron a cabo los ensayos clínicos previos a la obtención de la autorización por parte de la Agencia Europea del Medicamento (AEM) para su comercialización. Los policías que queden fuera de esta horquilla de edad serán citados más adelante por las comunidades autónomas, sin que de momento haya una previsión de fecha para este colectivo: no será antes de que se inmunice a los mayores de 80 años y a las personas vulnerables o con enfermedades crónicas.

La Dirección de la Policía confirma que no tendrán castigo disciplinario los agentes que decidan no inmunizarse

En el caso de Madrid, serán enfermeras del Servicio de Urgencias Médicas (SUMMA) las que se encargarán de la vacunación, para lo que se habilitarán cuatro filas a fin de que el proceso sea lo más fluido y seguro posibles. En los puntos de vacunación habrá una zona con ordenadores, en los que se registrará el acto médico y de donde se saldrá con una certificación en la que se detallará el lote suministrado, el tipo de vacuna recibida y la fecha en que se ha administrado. El personal sanitario facilitará una fecha aproximada para la segunda dosis, unas 10 semanas después.

También se dispondrá de una zona de supervisión médica, donde el funcionario deberá permanecer durante unos 15 minutos por si apareciera alguna reacción inmediata. En tal caso, sería tratada como una inasistencia más y no tendría la consideración de enfermedad covid-19.

Como los guardias civiles, los policías nacionales han estado en primera línea desde el inicio de la pandemia para hacer cumplir las medidas restrictivas de circulación de personas y vehículos contenidas en los reales decretos con los que el Gobierno ha decreto dos veces el estado de alarma a fin de contener el avance del coronavirus. Varios agentes han fallecido tras contagiarse.

Te puede interesar

Comentar ()