Cataluña | España

La CUP ratifica el preacuerdo para la investidura de Pere Aragonès

El 60% de la militancia antisistema avala el preacuerdo con Esquerra pero dejan claro que consideran "demasiado blandos" algunos de sus puntos

Eulàlia Reguant, de la CUP, propone un IRPF único del 49%.

Eulàlia Reguant, ha anunciado el aval de la militancia al preacuerdo con ERC para investir a Aragonés EFE

La militancia de la CUP ha avalado el preacuerdo firmado con Esquerra para apoyar la investidura de Pere Aragonés. «Mañana los nueve diputados de la CUP votaremos afirmativamente a la investidura de Pere Aragonès partiendo de que se mantiene el preacuerdo» ha anunciado la diputada Eulalia Reguant.

Tras el debate en asamblea de más de 1.400 militantes de las once organizaciones que integran la CUP, casi el 60% de la militancia ha avalado el preacuerdo que incluye el compromiso de un referéndum de autodeterminación al final de la legislatura. El pacto implica además que Aragonés se someterá a una cuestión de confianza en 2023, el plazo fijado también para conseguir un acuerdo con el Gobierno sobre el referéndum.

«No es un acuerdo de Govern», ha advertido Reguant, «es un acuerdo de mínimos para dar el pistoletazo de salida a legislatura que lucharemos que sea de cambio de ciclo». La dirigente antisistema ha dejado claro que se trata, pues, de un punto de partida en una legislatura que la CUP concibe en dos tiempos.

Mesa de Negociación

Los primeros dos años de «acumulación de fuerzas» coincidiendo con el margen otorgado a Esquerra para negociar una «salida al conflicto» que para los independentistas solo puede pasar por la amnistía y el referéndum de autodeterminación. Y una segunda fase de «envite» al Estado que culminará, si como ellos creen no hay acuerdo, con un nuevo referéndum unilateral de independencia.

«Nuestro papel ha de ser el de empujar a Govern a hacer efectivos los derechos que el Estado pisotea para mantener los privilegios de las élites» ha añadido Reguant, refiriéndose tanto al proceso independentista como a políticas económicas entre las que ha destacado la creación de una banca pública y la aprobación de una renta mínima universal.

Militancia dividida

En este contexto, Reguant ha dejado claro que el preacuerdo no despierta precisamente euforia entre la militancia antisistema, que considera «blandos» algunos de sus puntos. Así lo reflejan los resultados de la consulta. De los 1.401 inscritos en el debate solo 951 votaron si o no al preacuerdo, que ha obtenido el apoyo del 59,3%.

Pero en la segunda pregunta de la consulta, «¿crees que el preacuerdo es suficiente?» una apabullante mayoría del 85,5% de los militantes coincide en que no es suficiente para colmar sus aspiraciones. En cuanto a la votación a favor de la investidura, incluso en el caso de que se hubiera rechazado el preacuerdo había empate entre los partidarios y detractores de apoyar al Govern de ERC, 47% a favor y 48% en contra.

«Queremos que empiece un nuevo ciclo y la militancia avala el preacuerdo porque cree que permite que empiece», ha argumentado Reguant. Pero también ha advertido de que sus militantes «no avala puntos demasiado blandos o suaves, por eso hay que seguir trabajando, es un punto de partida».

Aviso a Junts

Reguant ha señalado además que su apoyo a la investidura de Aragonés se mantendrá mientras se mantengan los términos del preacuerdo firmado con Esquerra. Es decir, que no aceptarán «rebajas» en aras de incorporar a JxCat a la mayoría independentista.

«No damos cheques en blanco y nos podemos permitir rebajar el punto de partida» ha señalado. La antisistema ha apelado a JxCat para que se «sume» a este acuerdo «de acumulación de fuerzas y confrontación democrática».

Reguant, que ha apelado también a los comunes para que se sumen a la mayoría de gobierno, ha dejado claro que «el resto de fuerzas tienen que sumar y contribuir a mejorarlo, no renunciar» y ha asegurado que el «compromiso de las dos partes», CUP y ERC, «es mantener lo que hemos acordado».

La portavoz antisistema ha explicado además que el preacuerdo estará sujeto a revisión durante toda la legislatura, y «si no se da cumplimiento a los acuerdos o se entra en la dinámica partidista y de bloqueo de la última legislatura en la CUP tomaremos las decisiones más oportunas para empujar a nuevo ciclo político».

Comentar ()