Cataluña | España

ERC cede el control económico de Cataluña a Junts para evitar elecciones

Jordi Sánchez asegura que la investidura está garantizada aunque las bases de JxCat rechazan el acuerdo, lo que dejaría a su partido fuera del Govern

Pere Aragonés

El presidente en funciones, Pere Aragonés, comparece para valorar los disturbios en Cataluña

ERC se hace con Interior y retiene Educación, mientras Junts asume las carteras de Economía, Salud y Bienestar Social, las joyas de la corona republicanas en la anterior legislatura. Son las principales novedades del pacto de Govern presentado este lunes por ERC y JxCat. La CUP no entrará en el nuevo gobierno catalán, pero sí dará apoyo a la investidura de Pere Aragonès, confiando en que el acuerdo programático asuma los puntos pactados por ellos con Esquerra.

Los republicanos asumen la consejería de Presidencia, que lleva asociada la Secretaría de Comunicación mientras la de Difusión pasará a manos de Junts, de modo que se mantiene, a la inversa, el control sobre medios públicos y propaganda institucional, otro de los tradicionales motivos de discordia a la hora de pactar gobiernos en Cataluña.

Consulta a las bases de JxCat

Pere Aragonès y Jordi Sánchez han presentado este lunes el acuerdo alcanzado este fin de semana, en una negociación llevada entre ellos en solitario. Un pacto que ya ha sido ratificado por las ejecutivas de ambos partidos, y que ahora debe ser ratificado por las bases de Junts. Sánchez, sin embargo, ha asegurado que sea cual sea la decisión de sus bases, la investidura de Aragonès está garantizada.

«En caso de que no se acepte» el pacto alcanzado, «JxCat facilitaría la investidura sin entrar en Govern, no contemplamos el escenario de elecciones» ha asegurado el secretario general del partido. Paralelamente, Laura Borràs debe iniciar ahora la ronda de contactos con todos los partidos para convocar un pleno de investidura que podría materializarse este viernes.

Queda al margen el papel del Consejo por la República que preside Carles Puigdemont, en el que Junts quería situar la definición de la estrategia independentista. Aragonès y Sánchez han insistido, sin embargo, en que la independencia sigue siendo la prioridad. «Es un acuerdo para la independencia, no trabajaremos solo para el 52% pero no defraudaremos al 52%. No daremos ni un paso atrás en defensa de ejercicio atodeterminación» ha asegurado Sánchez.

Economía y Exteriores

En cuanto al reparto de carteras, Pere Aragonès ha asumido finalmente, grosso modo, la propuesta de JxCat, el cambio de cromos por el que los junteros se quedan con las consejerías que en el mandato anterior ostentaba ERC, y que suponen el 70% del gasto público, según ha venido denunciando Junts.

Elsa Artadi, aspirante a la cartera de Económía, asume el control económico del futuro Govern, conserva las Políticas Digitales, unificadas a Política Territorial y de vivienda. Junts asume además el Departamento de Exteriores, llamada a convertirse en enlace y apoyo de la «promoción exterior del procés» que lidera Carles Puigdemont. Además de Justicia y Bienestar social, reconvertido en derechos sociales.

ERC, por su parte, se hace con Presidencia, un nuevo Departamento de Universidades y Agricultura, reconvertida en consejería de Medio Ambiente y la prometida cartera de Feminismos. Los republicanos liderarán también empresa, a la que se suman las políticas laborales, además de Interior y la Consejería de Cultura.

El acuerdo presentado este lunes por el futuro presidente, Pere Aragonès, y el secretario general de Junts, Jordi Sánchez, debe ser ratificado ahora por las bases del partido de Carles Puigdemont. Paralelamente, la presidenta del Parlament, Laura Borràs, abrirá la ronda de contactos para una nueva investidura que ya anunció que sería rápida, probablemente telefónica.

El objetivo: celebrar el pleno de investidura lo antes posible, previsiblemente esta misma semana, e investir a Aragonès en primera vuelta antes de que se agote el plazo legal de dos meses desde el primer intento, que concluye el 26 de mayo.

Comentar ()