El catedrático de Derecho Administrativo y exministro de las Regiones con la UCD Manuel Clavero Arévalo, uno de los arquitectos de la España de las autonomías (con el ya célebre «café para todos»), ha muerto este lunes en Sevilla a los 95 años, informaron a Efe fuentes familiares.

Clavero Arévalo, ministro en los Gobiernos de Adolfo Suárez entre 1977 y 1979, fue un personaje clave en la configuración del estado autonómico y de que regiones como Andalucía pudieran acceder a este régimen de autogobierno en condiciones de igualdad a las autonomías consideradas históricas: Cataluña, País Vasco y Galicia.

Fundador del Partido Social Liberal Andaluz (PSLA), se integró en la UCD y permaneció en ella hasta que, como ministro de Cultura, se opuso a la posición de su Gobierno sobre la celebración del referéndum de autonomía para Andalucía el 28 de febrero de 1980, tras lo que fundó un nuevo partido de vida efímera, Unidad Andaluza, y se dedicó a su despacho de abogados.

Aficionado a los toros y al tenis

De raigambre y talante liberales, Manuel Clavero ha estado al pie del cañón hasta poco antes de morir y no era raro verlo en su despacho de la Plaza de Cuba de Sevilla, en plena actividad profesional, y en otros menesteres como colaboraciones periodísticas y otras sobre temas taurino, no en balde ésta era una de sus grandes pasiones junto al tenis.

Ya hacía tiempo que no jugaba su partido de tenis todos los mediodías, hiciera frío o calor, pero se mantuvo en plena lucidez hasta el final quien había sido decano de la Facultad de Derecho de Sevilla entre 1965 y 1967 y rector de la Hispalense entre 1971 y 1975.