Teresa Arévalo, la asesora de la ministra de Igualdad a la que el juez José María Escribano investiga en la causa en la que trata de aclarar si Irene Montero usó sus servicios como niñera en un viaje a Alicante en octubre de 2019 costeado por el partido, ha declarado este miércoles que participó en dicho acto de campaña como jefa de Gabinete de la portavocía de Podemos.

Arévalo ha defendido que acudió a dicho viaje como «dirigente del partido», concretamente como jefa de Gabinete de la portavocía de Podemos, de ahí que «fuera a un acto de campaña», ha explicado un abogado de la formación al concluir la declaración en los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid. En la ficha personal de Arévalo en la página web de Podemos no figura dicho cargo de jefa de Gabinete de la Portavocía.

A raíz de la denuncia de una exabogada del partido

La exresponsable de Cumplimiento Normativo de Podemos Mónica Carmona denunció que pudo haber una «contratación para servicios personales por parte de Irene Montero a trabajadores del partido» y se refirió en concreto al acompañamiento de Arévalo al viaje de Alicante en el que pudo ejercer como niñera.

A raíz de dicha denuncia, el juez investiga -con el informe favorable de la Fiscalía- tanto a Arévalo como al tesorero y la gerente de Podemos, Daniel de Frutos y Rocío Esther Val, por presunta administración desleal.

Pudo coger a la niña de manera puntual

Arévalo, que ha contestado a las preguntas de su defensa y de la Fiscalía, ha afirmado que si hay imágenes en las que se le ve cargando a la hija de la exportavoz de Podemos y ahora ministra de Igualdad fue porque pudo cogerla de manera puntual, durante unos segundos, igual que cualquier otro compañero del equipo, según han informado fuentes de Podemos. El partido entiende que «hay contenido machista en la formulación de este procedimiento y no se puede analizar desde otra óptica», según trasladaron.