El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha archivado dos demandas contra España por la actuación de la policía durante el referéndum ilegal del 1-O de 2017 en Cataluña. Se trata de las dos primeras demandas que han llegado al Tribunal de Estrasburgo, presentadas por dos particulares, vecinos de la comarca del Bages (Barcelona).

«A la vista de las pruebas aportadas, no parece que se haya producido una vulneración de los derechos y libertades» de la Convención Europea de Derechos Humanos, según consta en la notificación del tribunal que avanza El Nacional.cat. El Tribunal de Estrasburgo archivó estas dos causas el pasado mes de mayo. Las denuncias se habían presentado un año antes, después de agotar la vía jurisdiccional española.

Los demandantes denunciaron España por vulnerar su derecho a un juicio justo, al considerar que la Justicia española realizó una investigación «muy escasa» de las cargas. Consideraban además que la actuación policial, durante el 1-O, vulneró su derecho a reunión, a la libre expresión y a no ser sometido a un tratamiento inhumano o degradante.

La esperanza del independentismo

El 25 de mayo del 2021 el TEDH declaró inadmisibles estos dos recursos porque las quejas son «infundadas» y no ve indicios de vulneraciones de derechos fundamentales. El TEDH es la gran esperanza del independentismo, que confía en que este tribunal anule las sentencias del Tribunal Supremo contra los líderes del procés.

De hecho, todos los condenados por el Supremo a los que el Tribunal Constitucional ha ratificado ya sus condenas han llevado sus causas ante el Tribunal de Estrasburgo. El primero fue Jordi Cuixart, presidente de Omnium, y a él siguieron Josep Rull y Jordi Turull.

Los demandantes confían en que los votos particulares emitidos por Juan Antonio Xiol y Maria Luisa Balaguer en el dictamen del Constitucional, junto a la concesión de los indultos por parte del Gobierno, abren la puerta a un varapalo de la justicia europea al Tribunal Supremo.