Cataluña | España

Torra y Puigdemont se apropian del legado de Heribert Barrera, el líder proscrito de ERC

Laura Borràs y Quim Torra tras ser elegida presidenta del Parlament

Laura Borràs celebra su elección como presidenta del Parlament con Quim Torra EFE

Quim Torra homenajeará este jueves a Heribert Barrera, uno de los líderes más controvertidos de Esquerra Republicana, partido que no tendrá participación en el homenaje. El ex presidente catalán ha convocado en Girona un acto de homenaje en el décimo aniversario de la muerte de Barrera, en el que sí participarán los máximos responsables de JxCat: Carles Puigdemont y Laura Borràs.

El homenaje llega precedido por un artículo firmado por el propio Torra el pasado 27 de agosto, coincidiendo con la fecha del traspaso de Barrera, en la que aprovechaba la figura del ex presidente del Parlament y de ERC para atacar la estrategia de negociación que ahora lideran los republicanos. Un texto en el que Torra denunciaba «la difamación más infame por parte del unionismo».

«Esterilizar a los débiles mentales»

Torra se refería así a la polémica desatada por el libro, Qué piensa Heribert Barrera, una larga entrevista firmada por el periodista Enric Vila en el que Barrera mostraba su rostro más supremacista y xenófobo. «En América, los negros tienen un coeficiente inferior al de los blancos», aseguraba Barrera, convencido de hablar con conocimiento de causa tras su paso por los Estados Unidos en calidad de investigador de la Universidad de New Hampshire.

El entonces presidente honorario de Esquerra, químico de formación, defendía además que «se debería esterilizar a los débiles mentales de origen genético». Y hacía suyos los argumentos del líder ultraderechista austríaco Jörg Haider: «Cuando dice que en Austria hay demasiados extranjeros no está haciendo una proclama racista».

Unos argumentos que él aplicaba sin cortarse a Cataluña: «Prefiero una Cataluña como la de la República, sin inmigración», aseguraba en el mismo libro. «Podemos haber superado la inmigración andaluza, pero no sé si podremos con la sudamericana y magrebí».

Diálogo inútil

Unas polémicas que llevaron al entonces presidente del partido, Josep Lluís Carod Rovira, a desmarcarse de sus opiniones, que también censuró Jordi Pujol, entonces presidente de la Generalitat. Obtuvo, en cambio, el apoyo de Josep Anglada, líder del xenófobo Plataforma por Cataluña.

Y, con los años, de Quim Torra, para quien su «tenemos prisa» en defensa de la independencia «resuena potente y poderoso como nunca y se eleva por encima de la mediocridad y el ir tirando».

«Hoy no se dan las condiciones para ninguna mesa de diálogo, que nos debilita y distorsiona el mensaje de una Cataluña constituyente» añadía Torra en el artículo reivindicativo de Barrera. Un político al que ya defendió con esmero hace un año, cuando el Ayuntamiento de Barcelona decidió retirarle la medalla de honor concedida décadas antes.

Te puede interesar

Comentar ()