Cataluña | España

El Govern intenta sortear el malestar de los mossos con una ampliación de plantilla

Pere Aragonés en la entrega de diplomas de la Escuela de Policía de Cataluña Arnau Carbonell

La Generalitat incorporará a 860 agentes a la plantilla de los Mossos d’Esquadra el próximo año. Ha sido la respuesta del Govern de Pere Aragonés a la crisis de desconfianza que vive el cuerpo, materializada en la convocatoria de una manifestación de protesta el próximo 26 de octubre. Todos los sindicatos policiales acusan las desautorizaciones constantes del independentismo, la última, cuando ERC y JxCat rechazaron el pasado pleno una resolución que reclamaba condenar la violencia contra los policías y reforzar la autoridad de mossos y policías locales.

El consejero de Interior, Joan Ignasi Elena, ha anunciado esta medida en el Parlament argumentando que su gobierno se ocupa de los problemas de los mossos «con hechos» y asegura que ésta es la respuesta que le pedían los miembros del cuerpo: Refuerzo de medios humanos y materiales. Pero la oposición, encabezada por el PSC, sigue reclamando apoyo institucional a la policía autonómica.

Aragonés, por su parte, ha afeado a los socialistas que acusaran al Govern de «legitimar la violencia» y ha reclamado no utilizar como arma arrojadiza los asuntos de seguridad. Consciente del malestar generado por la votación de los partidos que dan apoyo al Govern, el president encabezó el pasado sábado la entrega de diplomas de la Escuela de Policía de Cataluña.

Refuerzo personal y material

Durante la sesión de control parlamentaria, Elena recordó que ya se han incorporado 680 nuevos agentes en este ejercicio. Y ha destacado también la incorporación material, con 400 nuevos vehículos en 2021. Antes del próximo verano deben llegar los nuevos uniformes, aseguró el conseller, unas equipaciones «más modernas y preparadas para atender a las necesidades».

Elena prometió, además, una ampliación del presupuesto de su departamento que servirá para incorporar a esos 860 nuevos agentes durante el próximo año. Nuevos agentes que anunció como su manera de «ayudar» y «estar al lado» de la Policía de la Generalitat.

En este contexto, Aragonès defendió que la autoridad de los cuerpos de seguridad se demuestra «con hechos y no con declaraciones parlamentarias». El president respondió también a las quejas por la supresión del equipo de defensa jurídica de Interior, que ha sido trasladado a los servicios centrales que dependen de Presidencia. «La defensa jurídica de los Mossos está garantizada» aseguró.

Asimismo, argumentó que muchos de los problemas del cuerpo de Mossos y de las cuestiones que generan malestar en los agentes se resuelven aumentando la plantilla de la policía catalana, y afirmó que el Govern está trabajando para lograrlo.

Manifestación de los mossos

El despliegue de medidas anunciadas por el Govern llega después de que trece sindicatos de mossos y policías locales anunciaran una manifestación de protesta el próximo 23 de octubre ante la Generalitat. «Todas las organizaciones coincidimos en que hace demasiado tiempo que los cuerpos policiales de Cataluña hemos llegado al límite y, por tanto, es necesario revertir una situación insostenible», explica el comunicado de la convocatoria, en el que se anuncian también reuniones con los grupos de ERC y Junts. El conseller, por su parte, se ha comprometido a recibir a los sindicatos este jueves.

Por su parte, el líder del PSC, Salvador Illa, ha vuelto a exigir a Aragonès que tramite las actas administrativas levantadas por los Mossos d’Esquadra en 2020 a manifestantes que su predecesor en el cargo, Quim Torra, no tramitó durante su presidencia.

Illa ha pedido al president que «averigüe las causas» por las que no se tramitaron estas denuncias y le ha preguntado si, llegado el caso, sancionaría a los responsables.

Te puede interesar

Comentar ()