A punto de cumplirse un mes desde que comenzó a erupcionar el pasado 19 de septiembre, el volcán en Cumbre Vieja está «en plena forma» y amenaza con aumentar su huella devastadora, según la opinión de los científicos que lo monitorizan prácticamente en tiempo real.

Este lunes, la colada que se ubica al sur de la montaña de La Laguna continúa evolucionando en dirección al oeste de la isla con un «enorme aporte de energía» y, en estos momentos, se sitúa según los científicos a 200 metros de la costa. 

Según las últimas mediciones, la lava que arroja sin parar, con más intensidad incluso en los últimos días, ha ocupado una superficie próxima a las 750 hectáreas; ha destruido casi un millar de viviendas y más de 200 hectáreas de suelo agrícola, fundamentalmente plataneras.

Noticia en ampliación…