España

Arcabuces, ballestas, escopetas, rifles... El arsenal que custodia la Guardia Civil

Una actualización del Reglamento de Armas impide sacar a subasta pública las recogidas después de noviembre de 2020, que estarán condenadas mayoritariamente a la chatarra | El Cuerpo almacena 201.898, escopetas mayoritariamente (57%)

Agentes de la Guardia Civil, ante las armas expuestas en una de las subastas.

Agentes de la Guardia Civil, ante las armas expuestas en una de las subastas. EP

En el armero de Manuel Torres luce desde hace unos años una escopeta fabricada por el taller de Ugartechea en Eibar con casi un siglo de vida. La compró por 701 euros en una de las subastas organizadas por la Comandancia de la Guardia Civil en Sevilla y evitó que acabara en una chatarrería. «El modelo es un misterio, pero debió de ser de los primeros que hicieron. El propio Ignacio Ugartechea, que en paz descanse, mostró interés por ella cuando le mandé una foto», rememora este cazador andaluz, que ha cobrado centenares de perdices y zorzales con este arma.

Como Torres, miles de personas han recurrido en las últimas décadas a los remates organizados por el Instituto Armado para hacerse con escopetas, rifles, pistolas, revólveres o piezas históricas -como arcabuces, ballestas, mosquetones o espingardas- por el atractivo del precio. Se trata de armas procedentes de decomisos o de titulares que no renuevan las licencias. Tienen así la última oportunidad de cambiar de manos antes de ser destruidas.

La Guardia Civil celebrará hasta finales de 2022 las últimas pujas. Desde que el 5 de noviembre de 2020 entró en vigor el real decreto por el que se modificó el Reglamento de Armas, que databa de 1993, no se recepcionan armas particulares para subasta. Desde entonces sólo se realizan los remates con las recogidas con anterioridad, lo que permitirá limpiar parcialmente las estanterías de las intervenciones de armas repartidas por el país.

Entre las 9 y las 11 horas de este lunes, en nueve comandancias (Albacete, Badajoz, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Sevilla y Zaragoza) se abrirán los sobres que determinarán a quiénes se adjudican las armas que habían salido a la venta y que permanecieron expuestas a los ojos de los licitadores durante la pasada semana. En total se podía pujar por 4.681 armas, escopetas en su inmensa mayoría. Las que no tengan comprador terminarán reducidas a chatarra.

Estas mismas subastas se celebraron semanas atrás en Córdoba (389), Cádiz (463) y Algeciras (145). De acuerdo con el calendario que maneja la Guardia Civil, en lo que queda de año se desarrollarán en Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife, Granada, Huelva, Jaén, Vitoria, Málaga y Madrid, provincia ésta en la que tendrá lugar el próximo 20 de diciembre con 5.316 armas cortas y largas en liza.

En 2022 hay planificadas subastas en otras 29 provincias: A Coruña, Alicante, Almería, Asturias, Barcelona, Cáceres, Cantabria, Palma de Mallorca, Ceuta, Logroño, Lleida, Lugo, Ciudad Real, Cuenca, Gerona, Guadalajara, Gipuzkoa, Huesca, Murcia, Navarra, Castellón de la Plana y Madrid, siendo estas dos las últimas programadas (concretamente el 13 de diciembre del próximo año).

Armas de valor histórico

La Guardia Civil se encarga del control de las armas y los explosivos desde el 1 de enero de 1978, en virtud de una orden ministerial que vino a desarrollar el real decreto sobre demarcación territorial y funcional de las Fuerzas de Orden Público. Con posterioridad, en 1986, la Ley orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado estableció que este Cuerpo tiene la competencia exclusiva en las materias derivadas de la legislación sobre armas y explosivos.

En su artículo 165, el Reglamento de Armas establece que, «al cesar en la habilitación para la tenencia legal de las armas», el titular tiene que depositarla en la Intervención de Armas de la Guardia Civil. Si en el plazo de un año no ha recuperado la autorización o no la ha vendido a alguien provisto de la licencia o el permiso reglamentario, la Dirección General podrá llevar a cabo su «destrucción» exceptuando aquellas que tengan un «valor acreditado como patrimonio histórico», que se sacarán a subasta pública o se enajenarán a museos u organismos con finalidad cultural, histórica o artística.

La Guardia Civil no percibe el dinero que se obtiene por la subasta de las armas. Tan sólo ejerce de intermediaria entre el comprador y el vendedor y es a éste a quien entrega el importe obtenido con la enajenación o bien se lo ingresa en la caja general de depósitos. El beneficio que obtiene es la posibilidad de dar salida al material acumulado en sus dependencias y en términos de seguridad pública: retira de la calle las armas de propietarios a los que les ha caducado la autorización para poder tenerlas y utilizarlas.

Una actualización del Reglamento de Armas impide sacar a subasta las recogidas después de noviembre de 2020

En respuesta a una solicitud de información tramitada a través del Portal de la Transparencia, la Dirección General de la Guardia Civil ha cifrado en 201.898 el número de armas -excluidas las que utilizan los agentes del Cuerpo- que custodian sus 54 intervenciones de armas y explosivos repartidas por todo el país. Parte de este arsenal es el que sale a subasta. Como ejemplo, en Jaén se pondrán a la venta a final de mes 1.278, el 43,13 % (2.963).

Por tipología, son las escopetas (115.294) las más numerosas, seguidas de las pistolas (39.689), carabinas (18.335), revólveres (16.387) y rifles (9.470). El catálogo se completa con 757 armas de avancarga, 647 subfusiles, 484 fusiles, 393 trabucos, 119 arcabuces, 92 mosquetones, 70 ametralladoras, 61 fusa y anestésicas, 36 espingardas y tres pistolas ametralladoras.

Por Intervenciones, la que acumula más armas es la de Tres Cantos (Madrid) con 21.193. A ésta le sigue la de San Andrés de la Barca (Barcelona), con 21.169; Alicante (11.068); Valencia (10.051) y Málaga (6.652). Por contra, las que custodian menos son las de Ceuta (159), Melilla (175), Soria (566), Segovia (786) y Teruel (832).

La Intervención de Armas de Alicante es la que tiene más trabucos (98), ejemplares de avancarga (95), arcabuces (65) y espingardas (10). Es en la de Madrid donde se contabilizan más pistolas (6.601), rifles (1.446) y subfusiles (177), mientras que la de Barcelona es la que suma más revólveres (2.598), escopetas (9.740), carabinas (2.484) y mosquetones (15).

Te puede interesar

Comentar ()