La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha expulsado este martes al portavoz de Cs en la cámara catalana, Nacho Martin Blanco. Lo ha hecho después de que el portavoz naranja intentara criticar su uso de la presidencia del Parlament para defender la actuación del diputado de la CUP Pau Juvillà.

Borràs ha abierto el pleno de este martes con una intervención en la que ha criticado a la justicia por la inhabilitación de Juvillà, condenado por desobediencia a la Junta Electoral, al negarse a retirar los lazos amarillos del Ayuntamiento de Lleida durante una campaña electoral.

Una intervención que Martín Blanco ha intentado reprobar, recordando a la dirigente de Junts que la presidencia del Parlament le obliga a mantener la neutralidad en el ejercicio de su cargo. Pero Borràs ha arguemntado que «tengo atribuida la autoridad de dirigir los plenos y estoy haciendo mi intervención inicial».

«No tiene la palabra» ha repetido Borràs en tres ocasiones. «Un diputado que no tiene la palabra no puede hablar» ha insistido la dirigente de JxCat, acusando a Martin Blanco de vulnerar el código de comportamiento de la cámara por su «mala educación».

«Esto es totalitarismo»

«Esto es totalitarismo» se ha lamentado el portavoz naranja con el micrófono apagado. Martin Blanco ha seguido cuestionando la actitud de Borràs hasta que ésta le ha expulsado de la cámara sin dejarle exponer sus argumentos. «Ya hemos tenido esta discusión en otras ocasiones» se ha limitado a argumentar.

Previamente, Borràs había asegurado que «mantengo firme el compromiso de preservar los derechos de todos los diputados. Pau sabes que yo y todos los diputados que respetamos la democracia estamos y estaremos a tu lado». La dirigente de Junts ha afirmado también que los diputados «no defraudemos las esperanzas que los ciudadanos han depositado en nosotros» y ha tachado la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de «nuevo abuso del poder judicial».