Escaladores de Greenpeace se están descolgando sobre una lona desplegada en los últimos días en la calle de Gran Vía de Madrid que denunciaba el negacionismo de las macrogranjas con el lema ‘Las macrogranjas no existen’.

Así, los activistas están «troleando» su propia pancarta para exigir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que cierre todas estas instalaciones de ganadería industrial que existen en España.

Los tres escaladores están haciendo un ‘grafiti’ sobre la lona de Greenpeace para exigir el cierre de las macrogranjas. La ONG lleva años denunciando este modelo de ganadería industrial por su impacto sobre el medio ambiente, la salud humana y el bienestar animal.

La campaña se realiza tras el debate suscitado en las últimas semanas a partir de las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, al diario británico The Guardian en las que valoraba que la carne que exporta España no es de buena calidad.