El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha respondido hoy a las críticas de Podemos sobre la postura de España con Ucrania, que la política exterior la marca el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Durante su intervención en los Desayunos Informativos de Europa Press, Albares se ha pronunciado sobre las diferencias entre los socios del Gobierno de coalición a raíz de la decisión de España de enviar dos
barcos en una misión de la OTAN
por la amenaza de Rusia sobre Ucrania.

Al ser preguntado si se había producido una crisis en el Ejecutivo con Podemos, José Manuel Albares ha precisado que la acción exterior de España la marca el presidente del Gobierno y ésta se expresa todos los martes en las decisiones del Consejo de Ministros lo que, a su entender, demuestra la cohesión del Ejecutivo.

Además, ha precisado que él se siente «muy cómodo» con las directrices sobre acción exterior que marca el presidente Pedro Sánchez.

En este sentido, el titular de Exteriores ha dejado claro que si el diálogo con Rusia sobre Ucrania «no diera sus frutos», España estará junto a sus socios europeos y de la OTAN «unidos en la disuasión». Aunque no ha querido hacer política ficción y ha pedido no anticipar escenarios que «no están ahí» ya que es el «momento del diálogo».

Ante la pregunta de qué significa la disuasión a la que había hecho referencia el ministro, Albares ha recordado que el Alto Representante lo ha dejado claro, precisando que habrá una «respuesta con sanciones económicas de tamaño enorme».

Las críticas de Podemos

Este jueves fue el ex vicepresidente Pablo Iglesias el primero en reaccionar pidiendo al sector socialista del Gobierno que no monte el “partido de la guerra» con el PP, rememorando la intervención en Irak de 2003.

Nada más conocerse la respuesta de España como socio de la OTAN, el ex líder de Podemos publicó un tuit afirmando que «a Europa, por razones económicas y geoestratégicas, le conviene rebajar la tensión entre EEUU y Rusia». Y añadía un vaticino: «El furor pro-USA acabó con Aznar y hoy sería una gran torpeza de la parte socialista del Gobierno enfrentarse a todos sus socios y montar el ‘partido de la guerra´ con el PP».