El apoyo de UPN a la reforma laboral, sin el cual el Gobierno no habría podido convalidar el proyecto estrella de Yolanda Díaz en el Congreso de los Diputados, ya produce consecuencias. La primera, en el Ayuntamiento de Pamplona.

El PSOE ha anunciado que retirará su reprobación al alcalde de Pamplona, Enrique Maya (UPN), y que no apoyará la del resto de grupos. El motivo de las reprobaciones eran unas declaraciones de Maya sobre «supuestos delitos» cometidos por menas en la ciudad.

La portavoz socialista Maite Esporrín ha explicado que la decisión se ha acordado como consecuencia del apoyo de UPN a la reforma laboral y ha asegurado que se trata de un «gran sacrificio» para obtener «un bien superior» como la reforma laboral.

«Ni Navarra Suma, ni UPN ni Maya merecen nuestro apoyo, pero sí todos los trabajadores de este país, que van a ver mejoradas sus condiciones laborales», ha insistido la portavoz socialista para justificar la contraprestación en el Ayuntamiento de Pamplona al voto de UPN en el Congreso de los Diputados.