El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha admitido este lunes que en estos momentos no existe la suma de votos necesaria para aprobar una reforma del Estatuto de Autonomía que incluya la oficialidad del asturiano y ha supeditado «la reactivación del debate» a que algún partido «cambie de posición de aquí a los próximos meses».

En la actual situación de bloqueo de las negociaciones, el jefe del Ejecutivo asturiano también ha descartado la posibilidad de hacer una reforma que no incluya la oficialidad del asturiano, tal y como se había comprometido la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE).

La oficialidad del asturiano y del eo-naviego es defendida por PSOE, Podemos e IU, que necesitarían sumar el voto de Foro para alcanzar la mayoría reforzada de 27 de los 45 escaños del parlamento asturiano, ante el rechazo de PP, Ciudadanos y Vox.

No obstante, las negociaciones para reformar el Estatuto de Autonomía e incluir, entre otras medidas, la oficialidad, se han visto dificultadas en las últimas semanas ante la exigencia de Foro de vincularla a una reforma fiscal que rechaza IU.

En declaraciones a los periodistas, Barbón ha mantenido el criterio de que «cualquier reforma que no tuviera que ver con la meramente estatutaria requería del acuerdo de las fuerzas de la izquierda», algo que no ha logrado la última propuesta fiscal presentada por Podemos para tratar de acercar posturas ante la exigencia de Foro.

El jefe del Ejecutivo asturiano ha dicho entender «la frustración» que puede generar en la ciudadanía el bloqueo de las negociaciones para la reforma del Estatuto, pero ha recordado que en 2023 los asturianos tendrán la oportunidad de decidir con su voto si quiere dotar al parlamento de la mayoría necesaria para su aprobación.