Josep Borrell ha vuelto a encender los ánimos del independentismo con sus elogios al valor del presidente de Ucrania, Volodomir Zelensky, que el secesionismo ha interpretado como una pulla al ex presidente Carles Puigdemont. Unas palabras que según el gobierno catalán «avergüenzan» y demuestran que Borrell «no da la talla».

«Gracias a Dios, Zelensky no es el tipo de líder que huye escondido en un coche, se queda allí resistiendo y tenemos que apoyarle”, aseguró Borrell este lunes en rueda de prensa tras una videoconferencia con los ministros europeos de Defensa. Unas palabras que fueron interpretadas rápidamente por JxCat como un ataque a Puigdemont, al que algunas fuentes acusan de haber huido en el maletero de un coche tras la proclamación de independencia.

El gobierno autonómico se ha sumado hoy al coro de críticas asegurando que Borrell «se dedica a hacer bromas de carácter interno que no solo es que no tengan gracia, sino que buscan ofender a miles de catalanes como ya ha hecho en ocasiones anteriores». La portavoz del Govern, Patricia Plaja, se refería así a las palabras del Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea, al que el independentismo nunca ha perdonado su implicación en contra del 1-O.

Borrell «no da la talla»

Borrell ha demostrado con estas palabras «que no da la talla como alto representante de la UE, no está a la altura en momentos de extrema gravedad, sus palabras lo descalifican y dan vergüenza» según Plaja, que ha asociado esa afirmación con la muerte de 102 civiles «tres de ellos niños» en la invasión rusa de Ucrania.

Plaja no ha querido valorar la posibilidad, como se ha apuntado, de que Borrell no se refiriera a Puigdemont sino al ex presidente ucraniano Víctor Yanukovich. «En todo caso es una pregunta que debería responder Borrell, que aclare a quién iban dirigidas esas palabras.».

Fue el propio Puigdemont el que ayer mismo respondió a Borrell asumiendo que el alto representante de la UE había querido lanzarle una pulla en su elogio al presidente ucraniano. Borrell «sabe que no he estado nunca en el maletero de un coche y que fui a Bruselas a denunciar la represión» de España, aseguraba en su perfil oficial de twitter.

Tras el mensaje de Puigdemont, el consejero de Economía a propuesta de JxCat, Jaume Giró, pidió la dimisión del alto representante de la UE por «comparar una guerra con unos hechos pacíficos y democráticos» como el proceso independentista catalán.