España

El SUP denuncia un "ataque a la libertad sindical" por pedir la retirada de privilegios a un mando

La organización vincula los dos expedientes disciplinarios abiertos a su delegado en Mérida por denunciar que el comisario local usa un coche oficial para ir cada día a su casa de Badajoz y que la vivienda oficial que tiene asignada la habita un familiar y no él

Fachada principal de la comisaría de Policía Nacional en Mérida.

Fachada principal de la comisaría de Policía Nacional en Mérida. CANAL EXTREMADURA

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha denunciado el «hostigamiento» que sufre su delegado en Mérida (Badajoz) por parte del comisario local tras denunciar que éste utiliza a diario un vehículo oficial para desplazarse diariamente desde la capital pacense a su lugar de trabajo y que la vivienda que le asignó no la utiliza él sino «personas ajenas a la institución».

Dos de los expedientes disciplinarios instruidos al personal de la Policía Nacional que se analizaron este viernes en la reunión mensual de la Comisión de Personal y Proyectos Normativos tenían que ver con el representante del SUP en Mérida, al que se le quiere imponer un día de suspensión de empleo y sueldo por la supuesta comisión de una falta leve en uno y un apercibimiento en otro. En ambos casos, por desconsideración hacia un superior jerárquico.

En una circular interna, el sindicato ha relacionado las medidas disciplinarias que pretenden imponerle a este subinspector por las denuncias que viene realizando, «en representación legítima de los policías y del Sindicato Unificado de Policía en Extremadura, con el único objetivo de mejorar las condiciones sociolaborales del personal adscrito a su plantilla».

El pasado 8 de noviembre, el comité local del SUP en Mérida envió un escrito al jefe superior en Extremadura para denunciar que el comisario de Mérida, Aurelio Fernández, hacía uso cada día de un vehículo oficial camuflado para desplazarse desde su residencia en Badajoz hasta su lugar en trabajo en la ciudad emeritense y regresar nuevamente a su domicilio: unos 130 kilómetros.

El sindicato recordaba que en esa misma comisaría había dos inspectores jefes y tres inspectores que también viven en Badajoz y utilizan sus vehículos particulares para realizar los traslados. Según expuso, la forma de proceder del mando recordara «la época del medievo cuando se instauró una Extremadura latifundista en manos de la nobleza y órdenes militares».

Uso de la vivienda por un familiar

El pasado 23 de mayo, el SUP dirigió un escrito al director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, en el que le pedía que diera las instrucciones pertinentes para que la vivienda oficial asignada a Aurelio Fernández cuando fue nombrado comisario local a principios de 2018 fuera desalojada «a la mayor brevedad» a fin de evitar el daño a la «imagen policial». Según el sindicato, el inmueble no lo ocupa él -residente en Badajoz- sino un familiar.

Otras fuentes policiales han indicado a este diario que el mando vive a caballo entre Mérida y Badajoz y que pernocta en la vivienda ubicada en la comisaría cuando ha de quedarse por razones de su cargo, asegurando que hay semanas en que lo hace varios días y otras en que no permanece ni una sola noche.

«La crítica sindical es una herramienta más en la función sindical, siempre que esté enmarcada, como es el caso, dentro de los límites de la libertad de expresión y del ejercicio de la legítima función de representación. La incoación de estos procedimientos disciplinarios supone un ataque a la libertad sindical en su conjunto y un absoluto desprecio hacia la labor de representación que, además, está acompañada de otras acciones de hostigamiento contra nuestro compañero», censura el sindicato.

Además de contestar los expedientes disciplinarios abiertos durante la Comisión de Personal y Proyectos Normativos, los dos vocales del SUP registraron este viernes, «en los mismos términos y a idéntico destinatario, todos y cada uno de los escritos empleados para realizar la propuesta de sanción al representante sindical» bajo el convencimiento de que su representante en Mérida «ha actuado correctamente».

Te puede interesar

Comentar ()