España | País Vasco

25 progresiones a presos de ETA, empleo y vivienda en el primer año de gestión vasca de prisiones

El Gobierno vasco ha concedido en un año 475 progresiones de grado a presos, a los que facilita su reinserción laboral y una red de 12 pisos en caso de carecer de recursos habitacionales al salir de la cárcel.

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal accede a la prisión de Alava para asistir a la jornada de trabajo. Europa Press

En octubre se cumplirá el primer año desde que la Administración vasca gestiona las prisiones en Euskadi. Doce meses en los que el nuevo modelo penitenciario vasco promovido por el Ejecutivo de Urkullu, en el que se refuerza los cumplimientos de condenas en régimen de semilibertad y las políticas de reinserción social y laboral, se han visto reforzadas. Lo han hecho para toda la población reclusa, incluida la de ETA. La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha asegurado que en este tiempo 25 presos de ETA se han beneficiado de una progresión de grado, un porcentaje pequeño del conjunto de progresiones concedidas en las tres prisiones vascas y que en este año transcurrido ha alcanzado los 457 casos.

Un cumplimiento da condena en régimen de semilibertad que a aquellos presos que no dispongan de medios habitacionales se les brinda la posibilidad de cumplirla en alguno de los 12 pisos habilitados y gestionados por entidades del Tercer Sector. Viviendas que podrían albergar hasta a 80 presos.

A esa mejora en su situación penitenciaria, que permite cumplir la última parte de su condena en régimen de semilibertad, se suma el plan de inserción laboral que se ha potenciado desde que el Gobierno vasco gestiona las prisiones. A través de la Agencia Vasca de Inserción Laboral, ‘Aukerak’ un número importante de los internos, incluidos los presos de ETA, ha podido encontrar un empleo. En total han sido 331 los que han podido ser empleados en alguna de las empresas externas con las que se han firmado convenios para dar una oportunidad laboral a los presos. Se trata de nueve empresas que actualmente emplean a 139 hombres y 11 mujeres procedentes de prisión.

Desde el departamento de Justicia del Gobierno vasco también se ha anunciado hoy que se pondrá en marcha una campaña para «concienciar a los municipios» y otras instituciones para que impulsen «plazas de trabajos en beneficio de la comunidad» en sus localidades dirigidas a los internos en proceso de reinserción.

Fin a la dispersión de presos

Artolazabal se ha referido durante su intervención en la jornada de trabajo ‘Construyendo el modelo penitenciario de Euskadi’, celebrada hoy en Vitoria, a la situación del colectivo de presos. Ha asegurado que continuar con la «excepcionalidad» que supone la dispersión de los internos de la banda en cárceles alejadas de Euskadi «ya no tiene sentido». Por ello ha instado a facilitar su llegada a cárceles del País Vasco en el convencimiento de que «ningún preso o presa obtendrá beneficio o perjuicio alguno en los centros penitenciarios vascos, sea de ETA o no«.

Ha defendido que todas las progresiones de grado aprobadas en estos meses han estado respaldadas por «los informes profesionales individualizados de la correspondiente Junta de Tratamiento y de las personas técnicas que trabajan día a día con cada persona presa, sean de ETA o no» y ha subrayado que no existe ningún tratamiento colectivo a ningún grupo. Ha criticado que se quiera cuestionar la política de reinserción que se quiere impulsar y que se hable de «hoteles y resorts de lujo»: «Más bien centros penitenciarios con profesionales que trabajan de modo individualizado para recuperar a esas personas, la sociedad en su conjunto se beneficiará de ello». Recuerda que el tratamiento es el mismo para todos los presos, «sean de ETA o no».

Otro de los procesos que se han potenciado son los llamados encuentros restaurativos entre víctimas y victimarios. Por el momento se encuentran en una fase inicial y en coordinación con la viceconsejería de Justicia y Derechos Humanos con la intención de que en los próximos meses se pongan en marcha talleres. Estos encuentros serán voluntarios para los internos y, según han avanzado hoy desde el Ejecutivo, se llevarán a cabo «desde la discreción».

La consejera Artolazabal, ha reiterado que la defensa de un sistema carcelario que abogue por la reinserción va «en consonancia con las tendencias de los países europeos» en los que su aplicación ha logrado «mayores éxitos en la reinserción de las personas». Ha apuntado que la gestión de los centros penitenciarios tras la asunción de la competencia en octubre del año pasado. «Ha sido una travesía larga y difícil no exenta de obstáculos, algunos esperados y otros ficticios e interesados, pero ilusionante y comprometida a partes iguales».

Entre las medidas implantadas también se han reforzado los acuerdos con la Universidad del País Vasco y la Universidad de Educación a Distancia (UNED) para cerrar convenios que permitan el acceso a estudios universitarios de los internos. También se trabaja para que cada vez más empresas accedan a instalar talleres de producción dentro de los centros carcelarios y en los que se pueda insertar a los internos.

Te puede interesar

Comentar ()