Cataluña | España

Junts recoge velas y da otra oportunidad a la coalición con Esquerra

Mantener la coalición Junts-ERC, un gobierno en solitario de ERC o elecciones anticipadas, los escenarios de la crisis

Laura Borràs y Jordi Turull comparecen ante la prensa tras la ejecutiva de Junts EFE/Marta Pérez

JxCat no ha roto el gobierno catalán. De momento. El partido que preside Laura Borràs se ha dado un nuevo plazo de tres días para intentar reconducir la relación con ERC. Lo ha hecho a pesar de la opinión de la propia Borràs y de Carles Puigdemont, que abogaban por una salida ya del Govern. Pero hay mucho en juego, y el sector institucional que lidera Jordi Turull ha conseguido una prórroga.

Son 72 horas para conseguir «concreciones y garantías» de Pere Aragonès sobre los tres puntos del pacto de investidura que vienen reclamando al Esquerra desde primeros de septiembre: «Unidad estratégica, negociación sobre amnistía y autodeterminación, y coordinación de la acción de Govern en todos los temas que se tratan en el Congreso y Senado» tal como enuncia Turull en las últimas semanas.

Mientras Turull y Borràs comparecían ante la prensa tras una larga ejecutiva -más de 8 horas de debate- JxCat remitía su propuesta de «concreciones» a Aragonès, según afirmó el propio Turull. Una propuesta para concretar esos tres puntos que, a juicio de Junts, permitiría dar cumplimiento al pacto de investidura en su promesa de «avanzar para culminar la independencia», como recuerda insistentemente Borràs.

ERC no se mueve

A la espera de conocer la propuesta de Junts, desde Esquerra apuntan que Aragonès ya respondió a los requerimientos de su socio en el Debate de Política General. Entonces el presidente catalán se abrió a «hablar» de estas tres cuestiones, pero sin ir más allá.

Aragonès, además, dejó claras sus reticencias a la «dirección estratégica» recordando el infausto final -con condenas judiciales- del «estado mayor» del procés además de apuntar que la coordinación en el Congreso se debería corresponder con una coordinación similar en el Parlamento Europeo. Es decir, entre Puigdemont y el grupo de Esquerra.

Los republicanos insisten en su exigencia de «estabilidad» en el Govern para poder centrarse en resolver las dificultades que se anuncian para este otoño en el plano económico y social. Destacan, además, que Aragonés ya expresó en su comparecencia del miércoles que quiere que Junts siga en el Govern, pero es el partido de Borràs el que debe responder claramente si quieren ser gobierno u oposición.

Los escenarios

A la espera de la negociación, que presumiblemente conducirán Aragonès y Turull -aunque el secretario general de JxCat no quiso aclararlo ante la prensa- tres escenarios se abren en Cataluña. El primero, en caso de que esa negociación llegue a buen puerto, es la continuidad del gobierno de coalición en la Generalitat.

Una continuidad a los que la mayoría ve fecha de caducidad tras las elecciones municipales del próximo mayo, vistas las dificultades de ERC y Junts para consensuar una postura común en casi todas las cuestiones trascendentales de la legislatura, desde la política fiscal al diálogo con el Gobierno.

En caso de que finalmente se rompa el Govern, Junts afronta una larga travesía hasta unas elecciones municipales que son fundamentales para un partido en construcción. Los de JxCat aspiran a recuperar el poder territorial que en su día tuvo CiU, pero les será muy difícil sin la proyección y las palancas de poder que otorga el gobierno autonómico.

Especialmente si Esquerra opta por mantenerse en el gobierno en solitario, con apoyos externos presumiblemente del PSC y los Comunes. La necesidad de apoyos del Gobierno de Pedro Sánchez en el Congreso facilitaría enormemente esa entente. Incluso sin esos apoyos, Aragonès podría prorrogar presupuestos y aprovechar la ampliación del techo de gasto para empujar sus aspiraciones en las elecciones municipales de 2023.

En este contexto, fuentes republicanas descartan la convocatoria de elecciones autonómicas. Pero superado el primer año de mandato Aragonès puede convocar elecciones anticipadas cuando considere, suya es la potestad de disolver el Parlament.

Te puede interesar

Comentar ()