Cataluña | España

Junts consultará a sus militantes la próxima semana si rompe el Govern de Cataluña

Laura Borràs, Jordi Puigneró y Jordi Turull a su llegada a la sede de JxCat EFE/Quique García

Junts consultará a sus militantes los próximos días 6 y 7 de octubre si sale del Govern de la Generalitat. Tras diez horas de reunión la ejecutiva de Junts ha acordado darse este fin de semana para negociar con ERC las condiciones de una eventual continuidad en el gobierno autonómico. El próximo lunes la ejecutiva se reunirá de nuevo para decidir la pregunta que se plantea a la militancia.

«Mantenemos que -cesar a Jordi Puigneró- fue error histórico y pedimos claridad sobre el acuerdo de coalición» ha advertido Laura Borràs. Pero Junts confía en que «se imponga el sentido de trascendencia y a ver si somos capaces de cumplir un acuerdo que es positivo para avanzar hacia la independencia» ha explicado Jordi Turull.

Mientras, los de Borràs se niegan a sustituir a Puigneró, cuya consejería queda vacante. Tendrá que ser Pere Aragonès quien decida, presumiblemente mañana, quien asume la autoridad en el Departamento de Políticas Digitales y Territorio que pilotaba el ex vicepresidente. Tampoco han aclarado quién conducirá la negociación con Aragonès, aunque todo apunta a que será el secretario general, ni las condiciones que plantearán a ERC para seguir con el gobierno de coalición.

Consulta acelerada

La ejecutiva de Junts se ha reunido a las 10 de la mañana para acordar una respuesta a la decisión de Pere Aragonès de cesar a Puigneró. Una reunión que ha comenzado con una cerrada ovación de la dirección posconvergente al ya ex vicepresidente de la Generalitat. Tras la reunión, Borràs y Turull han destacado el «apoyo unánime» al ex consejero cesado, del que han destacado su «lealtad», precisamente el reproche que le hizo Aragonès para cesarlo.

Junts tenía sobre la mesa dos opciones: la salida inmediata del Govern, opción defendida por Laura Borràs, o dejar la decisión en manos de la militancia. De hecho, Junts ya acordó en su congreso de julio someter a consulta de las bases la continuidad en el Govern.

Borràs se ha plegado al argumento de Turull: la decisión de integrar el gobierno de coalición la tomó la militancia y debe ser la militancia quien avale la salida. Pero ha conseguido acelerar significativamente esa alianza, que el sector de Turull no preveía antes de noviembre, tras el consejo nacional convocado para el 22 de octubre.

De hecho fue Turull quien reeditó al inicio del curso político la amenaza de la consulta cuando formuló sus tres peticiones a Aragonès: dirección estratégica, coordinación en Madrid y limitar la mesa de diálogo al debate sobre la autodeterminación.

Respuesta al cese de Puigneró

Pero el sector de Borràs apunta que el cese de Puigneró es un agravio demasiado serio para posponer la respuesta a la celebración de una consulta interna, y avala a la dirección a tomar una decisión ya.

El presidente de la Generalitat argumentó este miércoles el cese de Puigneró por la «pérdida de confianza» en su vicepresidente, al que recrimina haberle ocultado que JxCat plantearía una moción de confianza en el debate de política general.

«El cese de Puigneró me duele pero es un paso necesario», afirmó Aragonès, tras reunir al Govern en sesión extraordinaria y tres horas de discusión con el secretario general de Junts. El president apuntó, sin embargo, que confía en que Junts «siga formando parte del Govern».

Te puede interesar

Comentar ()