El juez apartado Salvador Alba ha ingresado esta mañana en prisión en ejecución de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que en septiembre de 2019 le condenó a seis años y medio de prisión como autor de un delito de prevaricación, otro de cohecho y un tercero de falsedad por conspirar contra la también jueza y ahora delegada del Gobierno contra la Violencia de Género Victoria Rosell, candidata de Podemos cuando ocurrieron los hechos que llevan a la cárcel a Alba.

A primera hora de la mañana, el tribunal canario decretó la búsqueda, detención e ingreso en prisión del exmagistrado puesto que no había ingresado voluntariamente en la cárcel.

Según informó el TSJC, en referencia a un auto fechado a 17 de octubre, el tribunal canario comisionaba a las Fuerzas de Seguridad del Estado para que localizaran al exjuez «para su detención e inmediato traslado al centro penitenciario más próximo para el cumplimiento de la pena impuesta por sentencia firme». Según confirman fuentes penitenciarias a El Independiente, este martes ha ingresado finalmente en prisión.

Los hechos investigados

La causa contra Salvador Alba que culmina con su orden de ingreso en prisión se remonta a 2016. Él llegó al Juzgado de Instrucción 8 de Las Palmas al quedarse vacante por la entrada en política de Rosell como diputada por Podemos en 2015.

Rosell dejó su acta del Congreso y renunció a presentarse a las elecciones de junio de 2016 al resultar imputada tras la presentación de una querella contra ella del exministro y ex vicepresidente de Las Palmas José Manuel Soria por delitos de cohecho, prevaricación y retardo malicioso de un proceso.

Según la denuncia de Soria, la jueza habría favorecido al empresario Miguel Ángel Ramírez, propietario del grupo Ralons y presidente de Unión Deportiva Las Palmas porque había firmado un contrato con su pareja, el periodista Carlos Sosa.

La Fiscalía de Las Palmas informó previamente de que había abierto una investigación disciplinaria a la jueza porque no se abstuvo de llevar una causa contra Ramírez a pesar de que supuestamente había recibido un sobre anónimo con la información del contrato de servicios radiofónicos que firmó con él su pareja. El Tribunal Superior de Justicia de Canarias archivó dicha investigación pero Soria recurrió ante el Tribunal Supremo para ver si se le debía investigar o no por tales hechos.

La participación de Alba

En este punto es donde, según la investigación, habría aparecido la figura conspiradora de Alba contra ella, para asegurarse de que no volvería al Juzgado que quería ocupar.

Según la información de la que ha dispuesto el Ministerio Público, principalmente unas grabaciones aportadas por el empresario Miguel Ángel Ramírez, Alba se reunió con él en varias ocasiones. En estas reuniones, según la investigación, el juez habría preparado con el empresario el contenido de su declaración para que él pudiera elevar un escrito al Tribunal Supremo y éste acordara que Rosell debía ser investigada por beneficiarle retrasando su causa al haber hecho negocios con su pareja. Tras salir a la luz dichos audios, la Fiscalía presentó indicios de los presuntos delitos de prevaricación, cohecho y negociaciones prohibidas a funcionarios contra el magistrado.

Alba fue apartado de la judicatura por estos hechos en 2018, cuando se abrió juicio contra él, y el Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha confirmado su entrada en prisión, decretando su búsqueda, detención e ingreso en la cárcel por no hacerlo voluntariamente.