Socialistas, Cs, PP y Vox se han unido hoy en el Parlament para reprobar al consejero de Interior, Joan Ignasi Elena, por su gestión al frente de los Mossos. Solo la CUP ha sumado sus votos a ERC para rechazar la reprobación del responsable de la policía autonómica, mientras JxCat y los comunes se abstenían.

La reprobación, impulsada por los socialistas catalanes, cuestiona especialmente la gestión de los mossos tras el relevo de dos comisarios jefes en menos de un año. Primero el mayor Josep Lluís Trapero, y hace un mes el comisario José Maria Estela. También las decisiones adoptadas por Elena para contentar a la CUP, como la retirada de la defensa especialidad a los policías autonómicos, que ahora dependen del gabinete jurídico de Presidencia.

Además de reprobar al conseller, el pleno exige al Govern «abstenerse de más intromisiones en el organigrama del Cuerpo de Mossos d’Esquadra, para evitar que se prolongue la incerteza generada».

Debilidad del Govern

Con esta votación, Elena se convierte en el primer miembro del Govern de ERC reprobado por le Parlament, evidenciando así, de nuevo, la debilidad de un gobierno que solo cuenta con 33 de los 135 escaños del hemiciclo catalán. El conseller, que ha asistido al debate pero no a la votación de su reprobación, ha criticado en Twitter a los socialistas, a los que acusa de liderar a «las cuatro derechas españolas».

La moción cuestiona también que no se haya elaborado todavía el Plan General de Seguridad de Cataluña; que no se haya arbitrado ningún mecanismo para cobrar las multas de tráfico impuestas a ciudadanos europeos en carreteras catalanas; o que no se haya desplegado la Dirección General de Coordinación de Policías Locales, a la que se debe dotar de presupuesto y recursos humanos.

Y se emplaza a agilizar los trámites para que la Guardia Urbana de Barcelona pueda acceder a la base de datos del Sistema Automático de Identificación Dactilar.

En el debate de la moción, Ramon Espadaler (PSC-Units) ha argumentado que la propuesta era una «ejercicio de responsabilidad» y ha acusado a Elena de haber «sobresalido» en su mala gestión, como en su «intromisión» en la cúpula policial o haber «violentado muchas cosas» con su «voluntad de feminización del cuerpo».

Comunes y Junts se abstienen

Pero la clave para que la reprobación haya prosperado ha sido la abstención de JxCat, cuya diputada Jeannine Abella ha posicionado a su partido como «el carril central» entre «el extremismo de que todo es un desastre y un Govern en minoría que no consensúa».

También los comunes, en un discurso crítico de Marc Parés, han asegurado que comparten la mayoría de puntos de la moción, pero se han negado a reprobar a Elena y han defendido que la ideología debe definir el modelo de seguridad y el funcionamiento de los Mossos