España

El Colegio de Abogados de Madrid, el más grande de Europa, elige presidente entre siete candidaturas

Siete candidatos optan este martes a presidir el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid: Eugenio Ribón, Raúl Ochoa, Juan Gonzalo Ospina, Beatriz Saura, Ángeles Chinarro, Miguel Durán y Begoña Trigo.

Siete profesionales de la abogacía se batirán el cobre este martes para liderar el Colegio de Abogados de Madrid (ICAM). Se trata de Beatriz Saura, Juan Gonzalo Ospina, Raúl Ochoa, Eugenio Ribón, Miguel Durán, Beatriz Trigo y Ángeles Chinarrro.

Más de 74.000 abogados están llamados el próximo martes a las urnas para elegir nuevo decano o decana del organismo y renovar la Junta de Gobierno, una convocatoria que llega tras una intensa campaña llevada a cabo por las siete candidaturas que optan a dirigir el colegio profesional más grande de Europa.

Las votaciones se realizarán en el Hotel Novotel Madrid Center, en la calle O’Donnell, y se espera que los votos superen el escueto 10% de participación de los anteriores comicios. El decano en funciones, José María Alonso, consiguió 4.406 votos.

El actual censo es de 74.790 colegiados, de los cuales 44.625 (60%) son ejercientes y 30.165 (40%) no ejercientes. Por género, hay 38.566 hombres (52%) y 36.224 mujeres (48%).

Como novedad, los colegiados han podido solicitar el voto por correo por medios telemáticos, una previsión prevista en los Estatutos del Colegio que nunca se había implementado.

Los líderes de las siete candidaturas íntegras coinciden en la necesidad de acabar con el desapego que siente la mayoría de los abogados hacia su Colegio (apenas vota el 10%), modernizar la institución, hacerla más transparente, mejorar las condiciones profesionales de los letrados en general y del Turno de Oficio en particular. Pero cada uno tiene una batería de propuestas propia.

Eugenio Ribón

Eugenio Ribón se presenta con una lista paritaria compuesta por siete hombres y siete mujeres. Ribón, socio-director de Ribón Asociados, va de la mano de Isabel Winkels, abogada de Derecho de Familia y socia-directora de Winkels Abogados.

Se presenta con 10 compromisos y 106 medidas concretas, entre las que destaca la de «cuota cero», que funcionará mediante una tarjeta monedero, que se cargará en el propio carné colegial, y que tendrá el mismo importe que el Colegio ingresa. Esta cantidad es actualmente de 257, 33 euros, que es lo que representa la cuota anual descontando el 34% que se destina a seguros y a los Consejos Estatal y Autonómico.

Cada colegiado podrá utilizar ese importe para el pago de los servicios de formación que ofrece el ICAM y para el uso de Espacio Abogacía, el espacio de ‘coworking’ del Colegio que pone a disposición de los profesionales despachos y salas de reuniones.

Raúl Ochoa

Raúl Ochoa, socio fundador de Ochoa-Marco & Asociados y candidato a decano del ICAM, se presenta «sin medias estrellas, sólo con un programa concreto». En conversación con este periódico, ha afeado la «campaña lamentable» que han realizado el resto de candidaturas, donde ha habido «hasta acusaciones de narcotráfico». Su apuesta es por «recobrar la dignidad» de la insititución y «el reconocimiento de la sociedad».

Entre otras, algunos de los puntos que recoge en su programa está la de crear guarderías para los padres que necesiten dejar a sus hijos mientras atienden juicios, aumentar el personal del Colegio «para que cuando llames con un problema al menos te atienda alguien» o «mejorar la imagen del colegio de abogados más grande de Europa».

Juan Gonzalo Ospina

Juan Gonzalo Ospina aspira a convertirse en el decano del ICAM más joven de la historia. Presidir instituciones de su gremio no es algo quer le sea nuevo, ya que en su día fue elegido presidente de la Corporación de Jóvenes Abogados de Madrid.

Una de sus promesas es la reducción de cuota para los no ejercientes, así como potenciar un Observatorio de la Justicia. «Queremos representar a todos los abogados, desde grandes firmas a pequeños despachos», ha declarado a EL INDEPENDIENTE. Además, si consigue ganar las elecciones, se ha comprometido a mejorar el derecho de defensa y alinear el ICAM con los objetivos de desarrollo sostenible.

Beatriz Saura

Beatriz Saura, bajo la candidatura ‘La abogacía que nos une’, cuenta con Daniel Gómez de Arribasocio del despacho Kepler—Karst,como número dos y candidato a vicedecano. Una de sus propuestas es la creación de un Observatorio de Juventud con el que acercarse a los abogados noveles y sus problemas más cercanos. También espera mejorar la digitalización del Colegio, instaurando el voto electrónico y mejorando la formación online.

Ángeles Chinarro

La idea con la que Chinarro se presenta a las elecciones del ICAM es que el Colegio pase «a manos de los y las abogadas de a pie» porque considera que ahora lo gobiernan «los grandes despachos». Abogada especializada en Derecho Penal, Familia y Violencia de Género, su candiatura está apoyada por la Asociación Libre de Abogadas y Abogados (ALA, de la que es presidenta), la Asociación de Laboralistas de Trabajadoras y Trabajadores Madrid (ALTMA) y el Foro de Abogados y Abogadas de Izquierdas (FAI-RAD).

Una de sus banderas es la de la transparencia. Su candidatura fue una de las primeras en hacer públicas sus cuentas. La otra es la democratización del ICAM. La propuesta estrella en este apartado es la creación de un Consejo Colegiado, que sería elegido a la vez que la Junta de Gobierno y tendría una representación proporcional.

Miguel Durán

Miugel Durán espera poder mejorar la interlocución con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y crear un código de respeto entre jueces y abogados, así como reducir los plazos de la Justicia.

Además de mejorar la transparencia del ICAM, Durán ha prometido devolver la cuota a todo aquel que vote este martes «independientemente de a quién lo haga» y dar un cheque de 500 euros para inscribirse en cursos de formación del Colegio.

Begoña Trigo

Begoña Trigo lidera «Somos Abogados», trece de cuyos catorce miembros ejercen en el turno de oficio y se unen para «mejorar los derechos de la abogacía y de la sociedad», con la idea firme de dignificar la profesión.

Trigo defiende un cambio sobre las etapas anteriores y promete trabajar para el reconocimiento social de la labor que protagonizan los letrados.

Te puede interesar

Comentar ()