Madrid

Los jóvenes de Madrid canjean cada vez más sus multas leves a cambio de trabajos comunitarios

Por cada 100 euros de multa se canjea por 4 horas, lo equivalente a una jornada de trabajo

Un barrendero del Ayuntamiento de Madrid EP

Vestidos con un chaleco azul con la inscripción «limpio Madrid» un grupo de jóvenes limpia la madrileña zona comercial de Azca. El motivo de su castigo fue ser cazados por la Policía orinando en la vía pública o haciendo un «grafiti». Hoy pagan su multa por horas de trabajo para la comunidad. En el último año el número de personas que conmuta su sanción por limpiar las calles de Madrid ha crecido un más de un 65 % por ciento según recoge ABC.

Según el Ayuntamiento de Madrid esto se debe a una mayor concienciación de los ciudadanos sobre la importancia de mantener limpia la capital. Quienes recogían hoy los residuos del suelo en Azca representa el perfil más habitual que recibe estos cursos de concienciación y labores a cambio de no pagar las sanciones económicas. En algunos casos alcanzan la cifra de 2.000 euros. Suelen ser jóvenes de entre 18 y 29 años, madrileños y con estudios universitarios.

Por cada 100 euros de multa se canjea por 4 horas

La gran mayoría de los participantes del programa son hombres. Poco más del 15 % es mayor de 40 años. Sólo un 5 % no cuenta con estudios primarios. Más del 95 por ciento reside en la Comunidad de Madrid. Solo un 10 por ciento carece de la nacionalidad española. Durante los 24 primeros meses esta iniciativa ha contado con 1.211 participantes. Desde el 2 de septiembre de 2019 y hasta el 22 de noviembre de este año la cifra alcanza los 925 infractores voluntarios.

Las tareas más comunes corresponden con labores de limpieza viaria como el barrido manual con cepillo y escoba, vaciado de papeleras, retirada de pegatinas o carteles en el mobiliario urbano. Por cada 100 euros de multa se canjea por 4 horas, lo equivalente a una jornada de trabajo. Las multas que más se conmutan son leves. Como los «grafitis», no reciclar correctamente o arrojar residuos fuera de las papeleras como colillas, chicles, cáscaras de pipas, entre otros objetos. También se pueden canjear por las multas tipificadas como graves que incluyen cambiar aceite en la vía pública, realizar necesidades fisiológicas en la calle, abandonar muebles y electrodomésticos en lugares no habilitados o no recoger las deyecciones de las mascotas.

Comentar ()