El fondo de inversión sueco Catella ha adquirido 500 pisos de alquiler protegidos en Vitoria y se ha comprometido a aplazar su derecho de venta de los mismos diez años más de los inicialmente comprometidos en la promoción inmobiliaria. La compañía, creada por quien fuera fundador de Ikea, Feodor Ingvar Kamprad, ha alcanzado un acuerdo con el Gobierno vasco por el cual prolongará hasta 2033, en lugar del plazo inicial fijado para 2023, la condición de viviendas de alquiler protegido para el medio millar de pisos.

La operación ha supuesto la adquisición por parte del fondo sueco de la promoción Vitalquiler, impulsada por la Fundacion Vital. La inauguración de los 500 pisos data de 2008. Se trata de VPO para cuya construcción la Fundación Vital obtuvo ayudas públicas a cambio de destinarlos al alquiler protegido hasta el año 2023. A partir de entonces, podrían ser vendidas.

La compra por parte de Catella de los dos bloques de pisos ha sido revisado por el departamento de Vivienda, al tratarse de promociones protegidas. El acuerdo finalmente alcanzado permitirá a los actuales inquilinos continuar en régimen de alquiler una década más y a los mismos precios que lo hacen actualmente. La renta de estos pisos ronda los 450 euros mensuales. Se trata de promociones ubicadas en los barrios de Salburua y Zabalgana de la capital alavesa.

Con el compromiso adquirido por Catella, el fondo sueco sólo podrá poner a la venta esta promocion inmobiliaria en 2033 y además únicamente a un precio máximo equivalente al precio de una vivienda protegida y a potenciales clientes que reúnan determinados requisitos de ingresos limitados. Catella ha asegurado que su compromiso responde a su intención de no hacer un uso «especulativo» de los pisos sino de una gestión «responsable y a largo plazo» de los mismos.

Catella emprendió en 2018 una entrada en el mercado español con la adquisición de promociones inmobiliarias. Así, hace dos años planteó un plan de inversiones de pisos de alquiler de alrededor de 300 millones de euros hasta este año. A ello sumó otros 250 millones en inversiones orientadas a la adquisicion de viviendas destinadas al alojamiento de estudiantes.