La advertencia hace días que es constante: «No vamos bien». La ha lanzado la consejera de Salud del Gobierno vasco, Gotzone Sagardui, desde hace semanas. En las próximas horas podría traducirse en la activación del estado de emergencia sanitaria en el País Vasco y con ella la implantación de más restricciones. La evolución de la pandemia en Euskadi preocupa a las autoridades sanitarias. El último dato de incidencia dado a conocer ayer fija el impacto de la que ya es considerada ‘sexta ola’ en 471 casos por cada 100.000 habitantes, casi un 50% más que hace sólo una semana. En los ultimos siete días el virus ha dejado 18 fallecidos más.

El Ejecutivo de Iñigo Urkullu había asegurado que en el caso de que los ingresos en UCI por infección Covid alcanzaran el medio centenar de enfermos se activaría la emergencia. Sin embargo, Sagardui ha reconsiderado esta premisa al detectar que otros indicadores han empeorado y que harían recomendable no demorar en exceso la implantación de nuevas restricciones.

El tensionamiento del sistema sanitario empieza a sentirse en la red pública, con 214 enfermos por coronavirus ingresados en planta. Osakidetza ya ha activado el segundo nivel de su plan de contingencia. La cifra ha ido en aumento imparable desde hace doce días, al igual que lo ha hecho el ingreso de pacientes críticos. Entre los hospitalizados la consejería de Salud ha asegurado que figuran dos menores de edad, si bien fuera de peligro.

El lehendakari mantuvo ayer un encuentro con el equipo directivo de la sanidad pública y con responsables de la consejería para evaluar la situación. La treintena de responsables sanitarios concluyeron que la evolución de la pandemia en el País Vasco es «preocupante».

A la espera del ‘pasaporte Covid’

La emergencia sanitaria fue decretada por última vez el 20 de agosto de 2020. Su vigencia se mantuvo hasta el pasado 5 de octubre, cuando se llegó incluso a desactivar el Plan de Protección Civil de Euskadi y con ello la relajacion de la mayor parte de las restricciones. La mejora en la evolución de la pandemia, con una incidencia de 60 casos por cada 100.000 habitantes, permitieron la medida y limitar las restricciones al uso de la mascarilla en interiores y el mantenimiento de la distancia física en interiores y la recomendación de las medidas de higiene. Sin embargo, las limitaciones de aforos se relajaron -80% en espacios cerrados en eventos de más de 5.000 personas- y los horarios restringuidos en la hostelería se suprimieron.

La situación es especialmente preocupante en Gipuzkoa, donde se encuentra el mayor número de localidades en nivel rojo por contagios. El caso de San Sebastián es reflejo de ello, con una incidencia acumulada de 570 casos por cada 100.000 habitantes. Localidades como Azpeitia, Anoeta o Antzuola superan los 2.000 casos de incidencia. Sólo ayer, Salud comunicó 1.115 contagios en un sólo día, con una tasa de infectados por test realizados por encima del 10%. La incidencia en el conjunto de Euskadi es de 471 casos.

La declaración del estado de emergencia sanitaria podría llegar en un margen de tiempo similar a la resolución del Tribunal Supremo que espera con confianza el Gobierno vasco al recurso que presentó contra la negativa del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco a autorizar la exigencia del pasaporte Covid.

Vacunación

El Ejecutivo de Urkullu había solicitado el aval de la Justicia para poder exigir que se acreditara la vacunación para el acceso a locales de ocio nocturno y establecimientos hosteleros con más de 50 comensales. La Sala Contencioso Administrativa no autorizó su implantación en Euskadi, al contrario de lo que sí han autorizado los jueces en otras comunidades autónomas. Está previsto que la resolución al recurso -que inicialmente el Gobierno vasco se resistió a presentar- se produzca en un breve plazo de tiempo.

La vacunación de los niños de entre 5 a 11 años también se quiere acelerar al máximo en Euskadi. Salud ha asegurado que una vez que la Agencia Europea del Medicamento ha autorizado la vacunación de niños se procurará activar al máximo el procedimiento. Sagardui ha instado al Ministerio de Sanidad que no demore mucho la adquisición y distribución de estas vacunas. El País Vasco ha reforzado estos días los llamamientos a los padres para que dificulten una vacunación masiva de los niños.

Sagardui ha insistido en que la mejor protección contra el covid es la vacunación. Su consejería ha reforzado los llamamientos a los grupos de población más jóvenes para que se vacunen en caso de no haberlo hecho. Los datos oficiales muestran que el 18,4% de los jóvenes de enre 20 a 29 años -casi uno de cada cinco- no ha recibido ni una sola dosis de la vacuna. En la franja de población superior, la comprendida entre los 30 y 39 años, el porcentaje es similar, un 17% .