Apple acaba de poner fin a una era que comenzó hace más de 15 años. La compañía ha confirmado este viernes que no venderá más el iPod Nano ni el iPod Shuffle y, de hecho, ya no se pueden comprar en la tienda online en España. La decisión ha sido fulminante y ha pillado por sorpresa a muchos usuarios.

No es el primer modelo de la línea iPod que queda descatalogado, ya que el iPod Classic se dejó de vender en el año 2014. «Hemos simplificado la línea iPod, que se queda con dos modelos del iPod Touch, que además doblan su capacidad. Hemos dejado fuera el Nano y el Shuffle», ha explicado un portavoz de Apple a The Verge.

Con la eliminación del Nano y el Shuffle, el iPod Touch se queda como el único miembro de la familia iPod. A partir de ahora estará disponible en dos versiones, una de 32GB y otra de 128GB, que doblarán en capacidad a las anteriores, que ya no están disponibles.

Apple continúa así con su política de no vender dispositivos unidimensionales. El iPod Nano y el Shuffle servían únicamente para escuchar música, al contrario que los iPhone, los iPad o el propio iPod Touch, que tiene conexión a internet y capacidad para hacer casi todo lo que hace el smartphone de la compañía, con la excepción de las llamadas.

Desde que saliera el primer miembro de la familia iPod, hace ya más de 15 años, Apple ha vendido más de 400 millones de unidades de cualquiera de los modelos y ha ingresado más de 60.000 millones de euros gracias a estos dispositivos, por lo que la rentabilidad es innegable.

La popularidad desde 2014, sin embargo, se había reducido considerablemente. De hecho, ese fue el año en el que Apple dejó de publicar cifras específicas de ventas y volumen de negocio del iPod, al que refugió en la pestaña «otros productos» dentro de los balances trimestrales que están disponibles para los inversores.

Una muerte anunciada

Desde que en 2007 se desvelara el iPhone, la muerte del iPod estaba ya anunciada. La primera generación del teléfono incluía una aplicación llamada iPod que cumplía las mismas funciones que el reproductor de música, pero con la capacidad de almacenamiento que tenía el smartphone.

Apple sabía que este final se produciría tarde o temprano. El iPod Nano ha tenido muchas generaciones diferentes, pero su última actualización importante fue en el año 2012, y consistió en añadirle bluetooth para que se pudiera conectar con los auriculares inalámbricos. La séptima versión apenas ofrecía nuevos colores.

La situación fue similar con el Shuffle, el miembro más simple y también más barato de la familia, que desde el año 2010 no ha recibido una actualización de sus sistema en condiciones. Desde entonces apenas han llegado unos pocos cambios de color de vez en cuando.

Lejos queda ya aquél 23 de octubre de 2001, cuando Steve Jobs subió a un escenario y afirmó que «nos encanta la música», durante la presentación del primer iPod. «1.000 canciones en tu bolsillo», dijo ante los aplausos del público. El fin de una era.