Ciencia y Tecnología

La ciencia (no ficción) de Blade Runner

El fabricante de ojos artificiales de Blade Runner (1982)

El fabricante de ojos artificiales de Blade Runner (1982) WB

En Blade Runner, Ridley Scott nos pintó un Los Angeles de 2019 en que la gente se sigue informando con periódicos de papel. Nos vamos a ahorrar hablar de Skype o de Facetime, como tecnologías que superaron a las videocabinas de la película. Pero más allá de las profecías fallidas y acertadas, hay avances técnicos y científicos que dibujan hoy un mundo parecido al negro y lluvioso de estas dos películas.


¿Hay base científica en las películas de Blade Runner? | Vídeo: M.V.

 

  1. Pantallas led
    Las pantallas animadas de publicdad son una constante. Hoy no nos llamarían la atención. Los avances en tecnología led (diodos de emisión de luz) lo hacen posible. Hiroshi Amano  se llevó un Nobel en 2014 por conseguir la luz led azul. Gracias a ella es posible crear el blanco y, con ello, todos los colores de manera más fácil. Hoy no se entiende una pantalla de 16 millones de colores son estar fabricada en led. “Un led blanco es un led azul al que se añade una capa de fósforo que reemite en el blanco (es decir, todos los colores sumados)», aclara el físico Alejandro Sánchez, del IAA-CSIC.
  2. Fotografía animada
    En Blade Runner hay una foto ligeramente animada, como un gif, pero es más una ilusión mental de Deckard. Hoy, al hilo de esa tecnología oled podemos tener en la palma de la mano miles de vídeos y gifs animados. Incluso sobre láminas delgadísimas. Las futuras aplicaciones del grafeno parecen ir en esa dirección. Este supermaterial puede tener el grosor de un átomo, recuerda el informático, físico, doctor en matemáticas Francis Villatoro (UMA).
  3. Domótica
    Y seguimos con las luces, pero las de casa. Deckard nos muestra cómo al entrar en estancias de su apartamento se encienden las lámparas automáticamente. Esto es domótica cotidiana en 2017, aunque sus primeros usos datan de la IIGM, más bien en radares navales. La investigación sobre microondas e infrarrojos, es decir, calor, permitió su fabricación industrial.
  4. Hologramas
    Un holograma sí que pasaría desapercibido. Los hemos visto en Blade Runner 2049, en aplicaciones verdaderamente enloquecidas. Pero aunque la publicidad contemporanea no la explote mucho, sus principios se conocen desde 1949 gracias a Dennis Gabor.

    Holograma en Blade Runner

    Holograma en Blade Runner Sony

    En 1962, dos científicos de la universidad de Michigan cosntruyeron el primer holograma tridimensional, un trenecito de juguete. Usaron un invento reciente entonces: el láser, que tiene la capacidad de emitir pulsos congelados de imagen de cortísima duración, cual fotogramas de una película. Un rayo láser, a diferencia del resto de la luz, no se dispersa. Es ultrapreciso.

  5. Lluvia en L.A. y cambio climático
    Los combustibles fósiles parecen seguir moviendo el mundo en la ficción de 1982 y en la actualidad. Sin embargo, la energía solar parece capital en la versión ambientada en 2049. Al menos en California. Aunque llueva y nieve. Científicos de la Universidad de California Riverside aseguraron este año que el cambio climático traerá «un incremento de las lluvias  significativo para el estado, especialmente en el invierno donde puede llegar a aumentar hasta un 40 %», según Robert Allen, autor del estudio. El problema es que se evaporará rápido, así que no se librarán de la sequía.
  6. Coches voladores

    Se nos prometió que el año 2000 estaría lleno de biplazas surcando los cielos. Tan defraudados seguimos con nuestros utilitarios, que se nos olvida que el coche volador existe. Hay varios prototipos, aunque parecen más bien minihelicópteros o drones. Y no son una revolución de la aerodinámica, sino de los materiales, cada vez más ligeros.
  7. Ojo biónico
    Realmente, los replicantes son androides de carne y hueso sintéticos. No se explica cómo se generan los órganos, pero está claro que se acerca a la idea que hoy manejamos del cultivo celular y creación de tejidos a partir, por ejemplo, de células madre. En la Blade Runner original vemos un cultivo de ojos. Estamos lejos de crear órganos completos y complejos como éste, pero el ojo biónico existe. Al menos cuatro españoles tienen implantes que les han permitido ver de nuevo ante una retinosis pigmentaria.
  8. Implantar recuerdos
    El Nobel Susune Tonenawa consiguió implantar recuerdos agradables en ratones mediante un láser. Al estimular con gran precisión las neuronas implicadas en grabar el recuerdo de una cópula previa, los roedores sometidos a una situación límite dieron síntomas de entusiasmo por vivir. Los no estimulados se rindieron ante lo que les parecía una muerte inminente. De ahí, a recordar su ratonil infancia va un trecho, eso sí.
  9. Inmortalidad celular
    En la Blade Runner de 1982, los replicantes Nexus-6 están muy preocupados por su obsolescencia programada. Tyrell, su creador, asegura que no hay vuelta atrás. El replicante le pregunta sobre la «recombinación EMS». El metano-sulfonato de etilo, EMS, se usa para crear transgénicos, pues induce mutaciones. El autor del diálogo dice que se lo inventó todo, pero algo debió de leer, pues el equipo de producción lo contrastó con la Universidad de Los Ángeles y aunque el EMS no cree virus, si permite ediciones genéticas. Hoy en día la técnica más prometedora tiene otras siglas. CRISPR.
  10. Replicantes completos
    Nos queda saber si ya hay replicantes entre nosotros. La inteligencia artificial de los asistentes personales está lejos de ser esa mano de obra lista para colonizar el espacio. Un videojuego de Sony acaba de presentar como androide esto que nos hace dudar bastante. Y da repelús. Eso, científicamente se llama teoría del valle inquietante. Acuñado por el profesor Masahiro Mori, «cuando la apariencia de un robot es más humana, la respuesta emocional de un observador humano al robot se irá haciendo cada vez más positiva y empática, hasta cruzar un punto a partir del cual la respuesta se vuelve una fuerte repugnancia».

Para saber más:
Paul M. Sammon, Futuro en Negro,
A. Santos-Imágica Ediciones, 2005

Te puede interesar

Comentar ()