Hemos escuchado muchas veces la expresión «estrés hídrico», esto es, el sobresfuerzo que pedimos a nuestros recursos naturales para satisfacer nuestra demanda de agua para consumo, riego y otros usos. La organización ecologista Greenpeace  ha documentado gráficamente ríos, lagunas y humedales de 12 provincias para que pongamos una imagen a esa forma en la que estamos usando nuestros recursos hídricos.

Y lo hace en otoño, un mes que no es cuando peor están nuestros recursos ya que a estas alturas de año se espera tener más agua. La primavera y el otoño son los periodos húmedos en la península Ibérica y cuando más precipitaciones se registran. De momento, la primavera ha sido la más seca desde 1965, un 23% por debajo de la media, según la Agencia Estatal de Meteorología. Y las previsiones para el otoño tampoco son demasiado buenas en cuanto a lluvias y nieves.

Sequía, algo más que falta de lluvia es el nombre del informe presentado por Greenpeace con el impacto en la población y en el medio natural de la sequía que vive la península. Según la organización a la cíclica sequía propia de nuestro clima se añade el cambio climático y una mala gestión del agua. Y avisa:  «hay que empezar a cerrar pozos ilegales que están esquilmando los acuíferos que son nuestra reserva de agua para las sequías y el futuro».

La organización ecologista ha documentado ríos, lagunas y humedales de León, Ourense, Zamora, Lugo, Huelva, Cádiz, Ciudad Real, Almería, Granada, Murcia, Zaragoza y Guadalajara para mostrar el alcance de la sequía actual. La organización asegura que hay «una total falta de previsión para afrontar periodos secos, como el actual, que se dan cíclicamente en nuestro territorio. Pero parece que el que sea algo habitual tampoco sirve para prevenir. Seguimos viviendo como si la península ibérica fuera rica en agua», ha destacado Julio Barea de la campaña de Aguas de Greenpeace.