Ser la primera mujer en la presidencia del CSIC “es un triunfo para la sociedad, no solo para las investigadoras. Hay muy buenas profesionales en España y muy pocas en altos cargos”, señalaba hoy Rosa Menéndez en su primera reunión con los medios para explicar sus principales líneas de actuación. “Quiero servir de correa para que otras compañeras tengan las mismas posibilidades”, subrayaba.

Su principal prioridad es agilizar la gestión para potenciar las capacidades creativas de los investigadores en vez de anclarles a un escritorio. “Necesitamos ponernos un traje más cómodo. Quiero que mi papel sea de facilitadora. Permitir que se ocupen de investigar y no de lidiar con aspectos burocráticos”, explicaba.

Menéndez también quiere favorecer la llegada de científicos, recuperar a los que han abandonado España y retener a los que siguen en el país. «Incorporar más científicos es una lucha», dice. Actualmente el CSIC cuenta con 12.000 trabajadores –35,7% son mujeres– de los cuales 4.000 son investigadores de plantilla repartidos en 122 centros e institutos.

Potenciar la transferencia de tecnología a empresas e internacionalizar la actividad son otros de los puntos fuertes de su plan. «Debemos aumentar la participación del CSIC en los programas europeos, no solo por el retorno económico que se consigue sino por estar en contacto con los mejores grupos de la UE y participar en las tomas de decisión”.

Preguntada sobre el último informe de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) que indica que el sistema nacional de ciencia ha perdido 20.000 millones de dinero público por los recortes desde el año 2009, ha explicado que ha percibido “buena voluntad” del ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, que ayer en la toma de posesión se comprometió a aprobar un contrato de gestión que dará al organismo flexibilidad financiera y mostró que «tiene en la agenda el Pacto por la Ciencia», que blinda el I+D+i ante posibles cambios de gobierno con una inyección de dinero sostenida.

La clave de esta química para conseguir el apoyo de los políticos es hacerles entender que la ciencia es útil para los ciudadanos. “Hay que divulgar para la clase política para que entienda que la ciencia ayuda a la sociedad y no solo los descubrimientos que tienen transferencia directa en la industria”, explica.

La ceremonia contó con la presencia de la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, y su antecesor en la presidencia del CSIC, Emilio Lora Tamayo.

https://twitter.com/LdeGuindos/status/941030550596399104

Rosa Menéndez (Cudillero, Asturias, 1956) entró a formar parte del CSIC en el año 1979. Durante su trayectoria, ha ocupado el cargo de vicepresidenta del organismo y delegada institucional. Ha realizado la mayor parte de su carrera investigadora en el Instituto Nacional del Carbón (INCAR) de Oviedo (Asturias), que dirigió de 2003 a 2008.