Inteligencia artificial & CienciaInteligencia artificial

Un robot de Google descubre planetas por primera vez

Una red neuronal aprendió a identificar los datos del telescopio Kepler de la NASA

logo
Un robot de Google descubre planetas por primera vez
Google identifica un planeta gracias a su inteligencia artificial

Google identifica un planeta gracias a su inteligencia artificial NASA Kepler

Resumen:

Los robots ya descubren planetas. Más de dos siglos después de que William Herschel descubriese el Urano a través de un telescopio, una inteligencia artificial de Google ha divisado dos planetas sin intervención humana. Uno de ellos, en un sistema (Kepler 90) de siete más. Gracias a una colaboración entre el Proyecto Kepler de la NASA y Alphabet, matriz de Google, las redes neuronales han procesado gigabytes de información proporcionada por el telescopio y sus instrumentos y han aprendido a identificar cuáles de estos datos permiten concluir sin duda que ahí hay un planeta.

¿A quién se le ocurre enseñar a Google a descubrir planetas? A alguien que busca planetas en Google. “En mi tiempo libre comencé a googlear encontrar exoplanetas con grandes conjuntos de datos y descubrí la misión Kepler”, ha señalado el ingeniero de Alphaber Christopher Shallue, en la presentación de los resultados.”El aprendizaje automático realmente brilla en situaciones donde hay demasiados datos que los humanos no pueden buscar por sí mismos”.

“En mi tiempo libre comencé a googlear encontrar exoplanetas con datos y descubrí la misión Kepler”

Con el nombre provisional de Kepler-90i, se trata un planeta caliente y rocoso un 30% mayor que la Tierra. Orbita su estrella una vez cada 14,4 días. Tiene una temperatura superficial media de 426°C. Su astro, con el nombre de Kepler-90, es similar al Sol, a 2.545 años luz de la Tierra.

En este caso, las computadoras aprendieron a identificar cambios en el brillo de la estrella vinculados al tránsito de objetos frente a ella. Kepler registra señales de planetas más allá de nuestro sistema solar, conocidos como exoplanetas. Otras misiones ya vienen apoyándose en la inteligencia artificial.

Enseñar a un robot a ser Kepler

El descubrimiento se produjo después de que los investigadores Christopher Shallue y Andrew Vanderburg entrenasen a un ordenador para aprender cómo identificar exoplanetas en las lecturas de luz registradas por Kepler. Inspirada por la forma en que las neuronas se conectan en el cerebro humano, esta red neuronal de Google encontró señales de tránsito débiles de un octavo planeta en el sistema de la estrella Kepler-90.

Si bien el aprendizaje automático se utilizó anteriormente en las búsquedas de la base de datos Kepler, esta investigación demuestra que las redes neuronales son una herramienta prometedora para encontrar algunas de las señales más débiles de mundos distantes.

Un sistema solar en miniatura… sin vida

Sistema planetario en Kepler 90

Sistema planetario en Kepler 90 NASA

“El sistema de estrella Kepler-90 es como una mini versión de nuestro sistema solar. Tienes planetas pequeños dentro y grandes planetas fuera, pero todo está arrugado, mucho más cerca todo”, ha señalado Andrew Vanderburg, astrónomo de la Universidad de Texas en Austin.

Desde luego y, por el momento, no hay rastros de vida. Y eso ha reabierto el debate en cierta parte de la comunidad y prensa científica en torno a la expectación y misterio que rodea cada anuncio de la NASA. Los últimos días se habían disparado las teorías que apuntaban a que la agencia espacial iba, por fin, a anunciar el descubrimiento de alienígenas.

No es menos cierto que este avance apunta hacia esta disciplina. “El desarrollo de algoritmos de toma de decisión será crucial en el futuro”, apunta el astrobiólogo del INTA Felipe Gómez a El Independiente. La exploración espacial y, en particular, la búsqueda de vida con instrumental alejado es compleja y lenta. Si las máquinas pueden “pensar” por si mismas y tomar decisiones óptimas “podrían evitar pasar por alto indicios de vida”, algo que podría pasarle a día de hoy a un rover como Curiosity, robot cuyo programa de trabajo diario se carga la noche anterior bajo la premisa de salvaguardar su integridad y sin mucha capacidad de reacción.

Científicos de la misión Kepler, como Dimitar Sasselov, apuntan que, lejos de más probable que descubrir marcianos, veremos en no más de 15 años vida extraterrestre en exoplanetas. Según señaló este investigador de la NASA a El Independiente, “los telescopios son más prácticos, al menos para el objetivo de buscar vida. Es verdad que no nos ofrecen imágenes preciosas, pero eso no nos importará si encontramos vida extraterrestre”.

Sus instrumentos pueden detectar concentraciones de gases compatibles con la vida a distancias enormes. La cuestión en procesar las ingentes cantidades de información que podrían revelar trazas biológicas entre los más de 4.000 exoplanetas descubiertos hasta la fecha por la misión.