La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, y el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, han presentado este miércoles el Plan para la Protección de las Personas frente a las Pseudoterapias con el que se pretende, entre otras medidas, eliminar las pseudoterapias de los centros sanitarios y las universidades.

La iniciativa se explica por el hecho de que, tal y como ha recordado Carcedo, actualmente casi el 60 por ciento de la población cree que la acupuntura funciona y el 53%, que los productos homeopáticos son efectivos.

«Hemos constatado que hay una cierta confusión en la sociedad entre terapias o prácticas médicas basadas en el conocimiento y las que no tienen este aval. El uso de las pseudoterpias no es residual y puede tener efectos perjudiciales para la salud tanto de forma directa como indirecta», ha argumentado la ministra de Sanidad.

Por ello este plan, «prioritario» para el Gobierno de Pedro Sánchez, pretende defender la salud como un derecho básico, proteger a los ciudadanos frente al «grave riesgo» para la salud que implica el uso de las pseudoterapias, proporcionar información «veraz y rigurosa» y asegurar que la formación sanitaria en universidades no incluye programas o contenidos sin evidencia científica.

Así, y en lo referido a las medidas para evitar la publicidad engañosa, el plan contempla la modificación de normativas existentes para que no haya promoción comercial de prácticas no amparadas por la ciencia en Internet, redes sociales o jornadas. Estas modificaciones se agruparán en un nuevo Real Decreto de Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias.

Lucha contra el intrusismo

Del mismo modo, el plan contempla también cambiar el Real Decreto 1277/2003 sobre autorización de centros y establecimientos sanitarios, tanto en los aspectos relativos q evitar el intrusismo como para impedir que se autoricen pseudoterapias en el registro de centros sanitarios, tanto públicos como privados.

«No queremos eliminar las creencias de las personas, crear una sociedad de pensamiento único, sino hacer que los ciudadanos tengan suficiente información para que tomen sus decisiones de forma adecuada y basada en la evidencia científica. Estamos ante unas medidas valientes y esperamos que este plan sea un paso más para conseguir que las decisiones que se adopten estén basadas en el conocimiento real», ha apostillado el ministro Duque.