Debió de ser una especie de pequeñísima babosa que se paseó sobre las rocas del actual Gabón hace unos 2.100 millones de años, época en la que parece que grupos de células individuales se unieron para formar un organismo multicelular con forma de babosa que se movía a través del lodo en busca de un ambiente más favorable.

El equipo, que incluyó a expertos de la Universidad de Cardiff, afirma que el nuevo descubrimiento sitúa la primera evidencia de movilidad en la Tierra más de 1.500 millones de años antes de lo que se pensaba anteriormente, y plantea nuevas preguntas sobre la historia de la vida.

Los descubrimientos anteriores datan de los primeros vestigios de locomoción en organismos complejos en rocas mucho más jóvenes que datan de hace unos 570 millones de años en varias localidades.

En un nuevo estudio, publicado hoy en PNAS, el equipo informa sobre movimientos de trazas similares para organismos complejos que prosperaron hace 2.100 millones de años en el mar interior de Francevillian.

Un análisis detallado en 3D utilizando una técnica de imaginería de rayos X no destructiva, junto con la datación geométrica y química, reveló que los nuevos fósiles pertenecen a un organismo que probablemente pasó la mayor parte de su tiempo en aguas oxigenadas, y por lo tanto era dependiente del oxígeno. Los fósiles se conservan como estructuras tubulares que corren a través de la roca en capas delgadas con un diámetro constante de unos pocos milímetros.

Microbios fosilizados

Las segundas huellas más antiguas de este tipo encontradas; databan de aproximadamente 600 millones de años

Las segundas huellas más antiguas de este tipo encontradas; databan de aproximadamente 600 millones de años U. Poitiers

Junto a estas estructuras tubulares se encontraban biopelículas microbianas fosilizadas que, según los investigadores, actuaron como terrenos de pastoreo para los organismos multicelulares.

El coautor del estudio, Ernest Chi Fru, de la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Océano de la Universidad de Cardiff, añade que “es plausible que los organismos detrás de este fenómeno se movieran en busca de nutrientes y oxígeno producidos por esteras de bacterias en el fondo marino”

“Los resultados plantean una serie de preguntas fascinantes sobre la historia de la vida en la Tierra, y cómo y cuándo comenzaron a moverse los organismos. ¿Fue esta una innovación biológica primitiva, un preludio de formas de locomoción más perfeccionadas que se ven a nuestro alrededor hoy, o simplemente esto?