Mejor, nos vemos». Esta afirmación, quizás hecha desde un teléfono, tiene todo el sentido científico. El contacto visual entre dos individuos activa simultáneamente las mismas áreas del cerebro de cada persona, según un estudio de neuroimagen de pares humanos adultos publicado en eNeuro. La investigación destaca el contacto visual en tiempo real como la base para una interacción social efectiva. Verse las caras tiene efectos en el cerebro. Aunque no garantiza el entendimiento entre las dos personas, esto puede ser interesante desde el punto de vista robótico.

Hicieron resonancias a personas mientras se miraban a los ojos

«La mímica automática es un elemento crítico de la interacción social. Un tipo destacado de mimetismo automático es el contacto visual caracterizado por el intercambio de estados afectivos y mentales entre los individuos», explican desde el equipo de investigación en su artículo, liderado por el experto en reconocimiento facial Norihiro Sadat. Utilizaron una técnica llamada imágenes de resonancia magnética funcional de hiperescaneo (IRMf) para observar a dos personas mientras se miraban a los ojos. Una cámara de vídeo y otra en el cerebro (una pantalla en el escáner fMRI) permitió a los investigadores comparar la neuronal durante esta tarea social en tiempo real o con un retraso de 20 segundos.

Desarrollo del experimento de visualización neuronal ante los cara a cara de sujetos experimentales

Desarrollo del experimento de visualización neuronal ante los cara a cara de sujetos experimentales eNeuro

«Nuestros resultados indican que la interacción en tiempo real durante el contacto visual está mediada por el cerebelo y el sistema de espejo límbico. Estos hallazgos subrayan la importancia [de estas partes] en la interacción social inconsciente en tiempo real», explican los autores.

 

Activa el sistema límbico

«El contacto con los ojos activa el sistema del espejo límbico, incluidas las regiones críticas para la autoconciencia. Dieciséis parejas de adultos humanos participaron en el experimento», explican los autores. Además, «dado que un parpadeo en el ojo representa la ventana de atención de un individuo hacia la pareja, analizamos los datos de series de tiempo por pares para los parpadeos».

La condición de vida se asoció con una influencia mutua entre los parpadeos de los compañeros, la activación incrementada del cerebelo y la conectividad mejorada dentro del sistema de espejo límbico. Estos hallazgos neuronales y de comportamiento sugieren que el contacto visual en tiempo real prepara al cerebro social para compartir estados mentales con otros. Este estudio también representa un avance sobre la investigación previa de contacto visual con participantes individuales.

Las aplicaciones para la robótica tendrán que ver con el desarrollo de androides o criaturas con facciones que podamos reconocer como «humanas» y, particularmente, desarrollar técnicas artificiales que simulen estados de ánimo y empatía a través de la mirada.