El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha admitido este miércoles que la inundación del Delta del Ebro debido al temporal supera «el peor de los escenarios» que manejaba el Gobierno en caso de catástrofe en esta región.

Así lo ha indicado en rueda de prensa junto a la delegada del Ejecutivo en Cataluña, Teresa Cunillera, tras participar en la reunión del Comité Técnico de Seguimiento para valorar los efectos de la borrasca Gloria con los subdelegados territoriales y los responsables de Protección Civil y de las principales infraestructuras.

«Este fenómeno ha superado las previsiones que se mantenían en el peor de los escenarios que manejábamos», ha señalado antes de agregar: «No nos sirve la información histórica para dar respuestas».

Morán ha detallado que el Gobierno elaboró a finales de 2018 un informe con posibles intervenciones para cinco escenarios con distintos grados de afectación, pero la inundación ayer del Delta del Ebro, que el mar ha engullido con fuerza, ha invalidado todas ellas.

A lo largo del martes, la borrasca ha provocado numerosos estragos en esta región, donde algunas de sus zonas más sensibles han quedado completamente cubiertas por el agua del mar, que ha inundado 3.000 hectáreas de arrozales y ha penetrado 3 kilómetros tierra adentro.

La organización SEO/BirdLife ha denunciado los daños causados por el temporal Gloria en el Delta del Ebro, en donde los ecologistas llevan trabajando más de 20 años para su conservación y en la producción de arroz ecológico y sostenible.

Tal y como señalan, el Delta del Ebro está siendo «golpeado» por uno de los temporales más importantes de la historia reciente, lo que ha provocado que sus kilómetros de playas y unas 3.000 hectáreas de arrozales hayan sido engullidas por el mar que ha penetrado hasta tres kilómetros tierra adentro.

Imágenes preocupantes

Las imágenes del satélite Sentinel-1 difundidas en Twitter por Josep Sitjar analista del Servicio de Sistemas de Información Geográfica y Teledección de la Universidad de Girona (SIGTE-UdG) son especialmente preocupantes porque muestra la desaparición de gran parte del delta bajo las aguas.

La imagen tomada por los Bomberos de la Generalitat, que muestra desde el aire los efectos de Gloria sobre los cultivos del delta, no deja dudas sobre los importantes daños causados.

En concreto, explican que la subida del nivel del mar ha provocado que casi totalidad de las playas del delta estuvieran este martes bajo el mar, así como la mayoría de los arrozales colindantes. La situación, explican, es especialmente grave en la zona de la Playa de la Marquesa que sufre problemas de regresión histórica y donde los arrozales están situados justo por detrás de un cordón dunar muy débil y sin protección de humedales.

La responsable de la Oficina Técnica de SEO/BirdLife en el lugar, Sofía Rivaes, ha declarado que «los potenciales efectos del cambio climático están ahí, pero el foco de los problemas están en la prácticamente nula llegada de sedimentos y la extrema reducción de caudales».