Después de un periodo de inestabilidad meteorológica, la presencia de un potente anticiclón sobre el norte de África disparará las temperaturas los próximos días hasta los 20-25 grados, alcanzando valores primaverales e incluso de verano.

Se trata de un «veranillo en invierno», ha avanzado a EFE, Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), quien explica que, a partir de mañana y hasta el martes, las temperaturas subirán progresivamente hasta alcanzar registros más propios del mes de mayo.

Las temperaturas estarán entre 5 y 10 grados, e incluso 15 grados por encima de lo normal para esta época del año, lo que propiciará que en Ávila, y durante la jornada del próximo lunes, se alcancen los 20 grados, una temperatura impensable para esa localidad a principios de febrero, ha explicado el portavoz.

En zonas del Cantábrico, también se anotarán máximas altas, entre 24 y 25 grados, ha explicado Del Campo, para incidir que en múltiples localidades de comunidades al norte del país, muchos días de verano no se anotan esos registros.

Hoy las temperaturas máximas inician un ascenso paulatino que favorecerá que en Málaga y Murcia se alcancen 22 grados, seguidas de Lugo, Almería y Alicante con 19 grados, Asturias y en el litoral catalán 18 grados y Cádiz y Huelva 16 grados, mientras que en Madrid, Toledo, Guadalajara, Ávila, Cáceres y Badajoz los valores oscilarán entre los 13 y 15 grados.

Por el contrario, el día más frío lo pasarán en puntos de Castilla-La Mancha donde el municipio de Molina de Aragón (Guadalajara) no sobrepasará los 11 grados de máxima.

Durante la jornada del sábado, lloverá todavía algo en Galicia, sobre todo en el entorno de Rías Baixas aunque con tendencia a remitir, y, en el resto de la península y de las Baleares, por el contrario, comenzará a predominar cielos poco nubosos o despejados.

Este día será algo más cálido que el anterior, y así, Murcia disfrutará de 24 grados, Málaga 22 grados y en Zaragoza, Alicante, Barcelona, Granada y en puntos de Asturias y Extremadura lo termómetros subirán hasta los 19 y 21 grados; este día Madrid se quedará en 17 grados y Ávila en 15 grados.

El domingo, predominará un ambiente poco nuboso en todo el país, con valores que se incrementarán por la intensificación de la masa de aire cálida, y se prevén hasta 23 y 24 grados en Huelva, Cádiz, Murcia, Alicante y Granada, mientras que en el centro del país, Madrid y Toledo llegarán a 18 grados, y en la fachada cantábrica a 20-21 grados.

El lunes, se espera que se «alcance el pico del episodio de temperaturas máximas» con valores que rondarán los 25 grados en puntos del Cantábrico y de Andalucía, ha subrayado el portavoz.

A partir del martes, en toda la mitad norte, y del miércoles, en el resto de España, las temperaturas empezarán a recuperar los valores propios de esta época del año aunque todavía continuarán predominando, en general, cielos poco nubosos, con lluvias en el norte peninsular y en las Baleares.

Entre el miércoles y el jueves, aunque la incertidumbre sobre la predicción crece, seguirá despejado en gran parte de la península y Baleares, sin descartar precipitaciones, en general débiles, en zonas del norte peninsular y del área mediterránea: «No se prevén lluvias importantes para los últimos días de la semana», ha señalado Del Campo.

En las Islas Canarias soplará viento del este con cielos poco nubosos, sin descartar que al final de la semana pueda producirse alguna precipitación débil en el norte de las islas más montañosas.