El centro de innovación Torre Juana

Torre Juana Rafael Ordóñez

Ciencia y Tecnología | Inteligencia Artificial

Torre Juana, la innovación crece en la huerta alicantina

Desde el siglo XVI la costa Alicantina era víctima de constantes incursiones de piratas beberiscos. En la próspera huerta alicantina, donde hoy proliferan campos de golf y urbanizaciones cercanas a la playa de San Juan, los dueños de la tierra, ante el desamparo de la Corona, decidieron tomar medidas. Cada uno de los propietarios creó una torre en sus tierras con dos objetivos. Si atacaban los piratas, los terratenientes y sus trabajadores se podían proteger en su interior mientras llegaba ayuda. Pero cada una de las torres de vigilancia debía hacer una señal de alerta para que los demás habitantes de la comarca se pusieran a resguardo.


Este sistema colaborativo de la historia es el que inspiró a Andrés Pedreño y su empresa IT&IS a instalarse en Torre Juana, una de las casonas históricas de la huerta alicantina. Lo hizo con dos objetivos en mente, por una parte recuperar el valor histórico de estas torres, que muchas se encuentran en muy mal estado. Por otra parte hacer de Torre Juana un espacio colaborativo, apoyándose en el espíritu de las torres de la huerta, en el que empresas tecnológicas crearan un ecosistema empresarial que abone el camino del futuro económico de la provincia. «Torre Juana es un espacio histórico y cultural, pero también es un espacio tecnológico donde colaboran entre sí empresas e instituciones para conseguir objetivos relacionados con el progreso, tanto del medioambiente como del patrimonio o de la sociedad en la educación y otros ámbitos», explica Pedreño a El Independiente. El centro ahora concentra la actividad online por la pandemia.

Somos uno de los lugares de España con más historias de éxito».

Pedreño en su libro, Europa frente a EE.UU. y China. Prevenir el declive en la era de la inteligencia artificial escrito con Luis Moreno, describe el modelo alicantino como un fenómeno que crece desde abajo. Su visión del desarrollo de Alicante como espacio para el desarrollo tecnológico no esta circunscrito, únicamente, a la huerta y a Torre Juana. «Si tomas como centro el aeropuerto de Alicante hay 2,8 millones de habitantes en 120 km a la redonda, no sólo en la provincia. Hay varias ciudades medias que no sobrepasan los 350.000 habitantes pero que son muy ricas en actividad económica. En cada pueblo de Alicante había una actividad económica tradicional como el turrón, el calzado, la industria textil, el juguete, la alimentación etc. Lo que era desconocido era que en esos pueblos había empresas tecnológicas empresas digitales emergentes y algunas de ellas con relevancia internacional, más conocidas en Google o en Silicon Valley, o grandes empresas internacionales en Japón que en el propio Alicante». Así ocurrió con Panoramio, un web que te permitía buscar fotos geolocalizadas, que montaron tres alicantinos y que compró Google.

«Esto es un modelo desde abajo, no ha recibido ayudas, ha nacido con los pies en el suelo centrado en generar negocio para sostenerse, es por ese motivo que somos uno de los lugares de España con más historias de éxito. Un modelo desde abajo que, ahora, está recibiendo atención desde las autoridades, «tenemos autoridades que han sabido valorar esto. La Generalitat ha creado el Distrito Digital que tiene un éxito enorme y enseguida han venido grandes empresas como Accenture que ha creado el Centro de Tecnologías Avanzadas con Inteligencia Artificial, también ha venido Indra, y se han instalado empresas finlandesas que ahora mismo ha robustecido lo que era un tejido económico disperso y autónomo». Además la Diputación y el Ayuntamiento han secundado esa iniciativa con otros planes: «la Diputación tiene un proyecto muy interesante de digitalización de los municipios y en el caso de Alicante ciudad se ha creado Alicante Futura«.

“Nosotros en Torre Juana encontramos muchas sinergias con empresas que trabajamos aquí, por ejemplo, con 1millionBot  que crea chatbots, y nosotros trabajamos con ellos en analítica de datos”, asegura Manuel Marco Such, socio fundador de Lucentia LAB. Desde el nacimiento de su empresa tienen a Google como cliente. Lucentia LAB, nace de la Universidad de Alicante, que es socia de la empresa, y su ámbito de trabajo es la big data y la inteligencia artificial. 

Como Pedreño, Marco Such, coincide en la necesidad de Alicante de hacerse visible en el sector tecnológico. “Desde hace años en la Universidad de Alicante veníamos demandando la necesidad de hacer visible el sector tecnológico de la provincia de Alicante, porque había muchas empresas pero no eran visibles como el calzado o el juguete”.

futbolin y ficus centenario
Futbolín bajo un ficus centenario en Torre Juana. Rafael Ordóñez

Tanto el proyecto de Torre Juana como el de Distrito Digital responden a la demanda de los expertos que consideraban que para adquirir esa visibilidad era necesario agrupar las empresas en un entorno físico. Yo creo que Alicante se está posicionando en la inteligencia artificial, “por ejemplo ha aumentado mucho la demanda de informáticos y ha generado unos niveles de empleo de este sector altos, lo que a nosotros nos dificulta captar personal, pero vemos que estar en un entorno de tu sector siempre ayuda”, afirma Marco Such.

Según Pedreño «todo esto va creando una cultura de que Alicante es un espacio de futuro en Europa con unas expectativas de centrarse en tecnologías más actuales y disruptivas como por ejemplo el centro Elllis, que es un centro de investigación llamado a generar una investigación de excelencia en el ámbito de la inteligencia artificial. Esta aportación nos diferencia de Málaga con Barcelona y creemos que Alicante es un tejido económico complementario basado en tecnologías muy actuales que pueden complementar y robustecer otros ámbitos, otros ecosistemas empresariales como los de Málaga Baleares o Murcia con la que colaboramos constantemente». En este sentido Alicante ha elegido bandera en el espacio que ocupa su ecosistema empresarial en la red de innovación global

Comentar ()