Ciencia y Tecnología

Las dos erupciones del Etna en las que se bombardeó la lava para dirigir las coladas

Momento en el que una nueva boca se ha abierto en la parte inferior del cono secundario del volcán de La Palma, de la que sale abundante lava

Momento en el que una nueva boca se ha abierto en la parte inferior del cono secundario del volcán de La Palma, de la que sale abundante lava EFE

Después de que el presidente de La Gomera, Casimiro Curbelo, transmitiese su idea de bombardear la isla de La Palma desde aviones militares para guiar el recorrido de la lava y minimizar así el daño de cultivos e infraestructuras, han sido multitudes las dudas que han surgido a través de esta polémica. Ya se hizo en el Mauna Loa Hawaiano en dos ocasiones -en 1935 y en 1942- derivadas al fracaso. También se hizo en Sicilia durante las erupciones del Etna en 1983, 1991 y 1993. Por esta razón Lorenzo Pasqualini, geólogo de Meteored (eltiempo.com), ofrece su visión sobre el debate de emplear explosivos en el volcán de Cumbre Vieja.

«Cabe destacar que el entorno del Etna es muy distinto al de Cumbre Vieja; los pueblos italianos están situados a una distancia bastante mayor de las bocas eruptivas. Es importante también la diferencia de desnivel: en el Etna hay mucho recorrido, tanto en longitud como en altura, antes de que la lava alcance los centros habitados», informa Pasqualini.

Siguiendo con la línea de tiempo de las erupciones del volcán siciliano, el meteorólogo apunta que en la primera explosión, la cual se considera la primera intervención de este tipo en Europa, fue programada por vulcanólogos italianos, “esta acción encontró muchas críticas, tanto por parte de otros vulcanólogos como de ambientalistas. Incluso sus resultados fueron considerados ‘insuficientes’ por una parte importante de expertos”. Además añade que con dicha explosión se obligó a la lava a fluir en un canal preparado previamente por el Ejército. La preparación se topó también con varios problemas técnicos, entre los cuales la colocación de material explosivo en una zona muy caliente.”

Repitiendo la misma técnica en las erupciones posteriores, en esta ocasión construyeron diques y lanzaron bloques de hormigón desde los helicópteros para modificar la colada lávica. Más tarde, ya en mayo de 1992, 7000 kilos de explosivos volvieron a ser utilizados para «obligar a la lava a entrar en un nuevo canal previamente preparado», un intenso debate que no cesa en Italia a causa de su eficacia.

La lava, el elemento más destructivo

Lorenzo además informa de que tras varios días con grandes terremotos, en las últimas horas estos se han focalizado, y que a pesar de que hayan llegado a sentirse incluso en el resto de las islas del archipiélago la lava sigue siendo “el elemento más destructivo de esta erupción”. Según los datos aportados por Copernicus, “más de 906 hectáreas de territorio han sido arrasadas por la lava y 2162 edificaciones construidas”.

Te puede interesar

Comentar ()