La Cumbre del Clima -Conferencia por el Cambio Climático de Naciones Unidas (COP27)- ha adoptado finalmente in extremis este domingo una resolución por la que se prevé la creación de un fondo destinado a financiar los daños climáticos que ya sufren los países más vulnerables a los efectos del calentamiento global.

La decisión, calificada como histórica, ha sido adoptada por consenso en la asamblea plenaria que ponía fin a la conferencia climática en Egipto y ha sido recibida por un sonoro aplauso por parte de todos los representantes en el patio de butacas.

«Necesidad inmediata»

Según se ha reflejado en el texto, los países han establecido un consenso respecto a la «necesidad inmediata» de aportar recursos financieros «nuevos, adicionales, predecibles y adecuados» para ayudar a los países en desarrollo que se encuentran en una posición vulnerable respecto a los impactos «económicos y no económicos» del cambio climático.

En este sentido, se hace referencia a los desplazamientos forzados y los efectos en el patrimonio cultural, la movilidad y la vida, así como a los medios de subsistencia de las comunidades, por lo que subrayan la importancia de dar una respuesta «eficaz y adecuada» a las pérdidas y daños.