El mes de agosto trae consigo una de las grandes citas del verano: las Perseidas. Esta lluvia de estrellas tendrá su punto álgido entre las noches del 11 y el 13 de agosto, y ofrecerá un «espectáculo» en el que cruzarán el cielo hasta 50 meteoros cada hora en casi todo el país. En la zona cantábrica, Galicia y norte de Castilla y León las nubes dificultarán la visibilidad, según avanza la web meteorológica digital eltiempo.es.

Por un lado, los modelos meteorológicos señalan que en las noches de máxima actividad, podrían darse precipitaciones y nubosidad en las comunidades cantábricas y extremo norte de Galicia que empeorarían la visibilidad. El norte de Castilla y León probablemente tendrá su cielo cubierto de nubes. Por otro lado, el resto del país podrá observar sin problema la lluvia de estrellas, puesto que los cielos estarán despejados.

Las veladas del 11 y el 13 de agosto la luna estará en cuarto menguante, por lo que su brillo «podría ocultar parte de los meteoros», informa eltiempo.es. Sin embargo, las Perseidas producen meteoros muy brillantes, por lo que no habría problema en que se divisaran hasta cinco decenas de meteoros cada sesenta minutos.

¿Que son las Perseidas? Se trata de una lluvia de estrellas típica «cuyo momento para su observación es el previo al amanecer» subraya eltiempo.es. Sin embargo, desde horas posteriores al atardecer, es posible contemplar algún bólido. Los bólidos son meteoros muy brillantes que son capaces de iluminar el cielo de una forma muy marcada. «Aparecen antes de la medianoche, cuando la radiante, el punto del que parecen proceder, se encuentra cerca del horizonte».

A esta lluvia de estrellas se suma la de las Delta Acuáridas, consistente en una caída de meteoros que tiene lugar entre el 12 de julio y el 23 de agosto. Aunque su punto álgido es la noche del 29 de julio, suele mantenerse activa durante agosto, por lo que es posible observar las Perseidas y alguna Delta Acuáridas al mismo tiempo. Además, la luna entrará en fase de luna nueva a partir del 17 de agosto, y, de esta forma «el firmamento nocturno no se verá afectado por el satélite y se podrán ver mejor los meteoros de las Delta Acuáridas».

La foto perfecta

Desde Meteored, informan que cualquiera que disponga de una cámara réflex y un trípode es capaz de fotografiar una estrella fugaz. Lo primero, y, lo que consideran más fundamental, además de esperar a que el cielo se encuentre completamente oscuro, es alejarse de la contaminación lumínica.

Aconsejan, igualmente, disponer de un disparador a distancia con cable o remoto; jugar con el ISO, subiéndolo si es necesario, pero no demasiado para que no se aprecie el grano; y finalmente abrir todo lo que podemos el diafragma del objetivo.

¿Cuál es el origen de las Perseidas?

La radiante de las Perseidas está ubicada en la constelación de Perseo, y se trata de granos de polvo que se desintegran en la atmósfera, a unos 100 kilómetros de altura sobre la superficie del planeta. En la mayoría de los casos, una estrella fugaz se desintegra por completo en la atmósfera. «Sin embargo, en ocasiones, una pequeña parte del fragmento puede llegar a la superficie convirtiéndose en un meteorito».

El cometa Swift-Tuttle, que tarda 133 años en completar una vuelta alrededor del Sol, es el objeto responsable de las Perseidas. La última vez que se adentró en el sistema solar fue en 1922, y la próxima será en 2126. » Tiene un diámetro aproximado de 26 kilómetros y, en su órbita, va dejando multitud de partículas». Gran parte del material en la órbita de un cometa sigue presente durante siglos. Es por ello que muchas estrellas fugaces de la actualidad son en realidad partículas que llevan mucho tiempo en la órbita del cometa Swift Tuttle.