Inteligencia artificial & Ciencia | Medio Ambiente

Un nuevo informe sugiere evidencias de una sexta extinción masiva

Entre 500.000 y un millón de especies podrían desaparecer en las próximas décadas según el IPBES

logo
Un nuevo informe sugiere evidencias de una sexta extinción masiva
Deforestación en Madagascar

Deforestación en Madagascar D. Mikhail / ShutterStock

Resumen:

De los 8 millones de especies que se estima que hay en la Tierra, hasta un millón está en riesgo de desaparecer en las próximas décadas. No es la primera vez que se manejan estas hipótesis pero, como señaló recientemente el presidente de la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), “nos dirigimos hacia la sexta extinción masiva, la primera causada por el ser humano”. Un fenómeno iniciado en la Era Moderna y acelerado con la industrialización. Al menos 680 especies de vertebrados han sido extinguidas desde el siglo XVI. Hoy, un cuarto de la flora y fauna está en peligro de extinción.

Ahora, 132 gobiernos y 50 representantes del mundo de la investigación se reúnen en París para discutir los puntos del informe presentado por esta plataforma y que advierte de una “aceleración rápida e inminente del nivel de extinción de especies”. Pese a que la mayoría de esta biodiversidad amenazada ahora mismo se encuentra en los países tropicales, los países desarrollados son los mayores consumidores de estos recursos naturales. La inmensa mayoría del territorio (el 75%) ya no es vírgen. El 66% del medio marino está alterado por la acción humana.

La agricultura, la ganadería intensiva y la pesca industrial ya han acabado con el 85% de los humedales del planeta. El número de ejemplares de fauna salvaje ha disminuido en un 82% por la acción humana. El caso de los insectos es especialmente alarmante. La evidencia disponible respalda una estimación de que el 10% de ellos está amenazado. Por otro lado, esde 1990, las especies autóctonas en la mayoría de hábitats terrestres ha caído un 20%.

Más del 40% de las especies de anfibios, casi el 33% de los corales y más de un tercio de todos los mamíferos marinos están amenazados.

“El patrimonio medioambiental mundial -terrestre, oceánico, atmosférico–, del que depende la humanidad está siendo alterado a un nivel sin precedentes, con impactos en cascada sobre los ecosistemas locales y regionales”, indica el borrador del informe, en la línea de lo señalado por el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) que el año pasado destacó la brecha creciente entre las emisiones de gases de efecto invernadero y el objetivo de limitar el calentamiento global y sus efectos catastróficos.

La humanidad, también en peligro

La explotación de tierras y de recursos (pesca, caza) son las mayores causas de la pérdida de biodiversidad, seguidas del cambio climático, la contaminación y las especies invasoras. La botánica de la Amazonía (donde ya ha caído el 70% de su masa forestal), el plancton o los insectos están en la diana. Pero entre las especies afectadas están también los humanos. “Estamos perdiendo biodiversidad de una manera tan veloz e insostenible que afectará al bienestar de la especie humana tanto en las presentes como las futuras generaciones”, señaló el director del panel científico “Estamos perdiendo biodiversidad de una manera tan rápida e insostenible que afectará al bienestar de la especie humana tanto en las presentes como las futuras generaciones”, advierte el químico británico Robert Watson, director del panel científico, a The Guardian.

También “los gobiernos y el sector privado deben empezar a tomarse en serio la biodiversidad, tanto como el calentamiento”, insiste este científico.
A un año vista de la reunión en China de los Estados miembros del Convenio de la ONU sobre Diversidad Biológica (COP15), muchos expertos esperan que el informe del IPBES sea un paso previo crucial hacia un acuerdo como el firmado en París en 2015 contra el cambio climático.

El informe recuerda que 1.000 personas murieron defendiendo el medio ambiente en una década

“Si queremos un planeta sostenible en 2050, debemos contar con una meta muy agresiva para 2030”, explican desde WWF, con datos similares recogidos en su informe anual Planeta Vivo. “Debemos cambiar de trayectoria en los próximos 10 años, como con el clima”. “Nuestra propia supervivencia depende de la naturaleza: la pérdida de biodiversidad augura nuestra propia extinción”, añade la doctora Paloma Nuche (@PalomaNucheGal), responsable de la Campaña de Costas de Greenpeace. “Aunque la situación es grave, aún podemos y debemos revertir esta tendencia con políticas ambiciosas. No podemos seguir destruyendo nuestro propio sustento. Además, es imposible salvar el clima sin salvar la biodiversidad, y viceversa. Si fallamos protegiendo la naturaleza, perdemos nuestro mayor activo en la lucha contra el cambio climático”.

El informe también denuncia que al menos un millar de personas murieron en acciones en defensa del medio ambiente entre 2002 y 2013.

En España, las aves, amenazadas

“Este año se han presentado dos informes, ahora en París por IPBES y en marzo en Nairobi en el marco de la IV Asamblea de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, que nos deberían hacer reflexionar como especie”, apunta el biólogo Juan Carlos Atienza (@atienzajc), responsable de Gobernanza Ambiental de SEO/BirdLife. “No sólo estamos degradando nuestro planeta, también estamos hipotecando el futuro de nuestra especie y abocando a un presente muy complicado en ambientes insalubres, contaminados y sin acceso al agua a millones de seres humanos”, explica.

España no es ajena a esta situación de amenaza a la que se enfrenta la naturaleza, “no hay más que ver la situación de los vertebrados españoles que en el 63% de las aves, el 13% de los mamíferos terrestres, el 10% de los peces continentales, el 10% de los reptiles y el 4% de los anfibios están amenazados”, explican desde la organización.