Dos nuevos incendios forestales han empezado a quemar este jueves por la tarde en Corbera d’Ebre (Tarragona) y Campdevànol (Girona). Según han informado los Agents Rurals, el primer fuego ha quemado dos hectáreas y sigue activo, mientras que el segundo ya ha tenido una afectación de 1.700 metros cuadrados, tal y como recoge Europa Press.

El incendio en Corbera es en una zona cercana al incendio iniciado en La Torre de l’Espanyol (Tarragona) que desde el miércoles ha quemado más de 6.500 hectáreas en La Ribera d’Ebre (Tarragona).

El incendio descontrolado en Tarragona quema más de 6.500 hectáreas

El fuego que quema en la comarca de Ribera d’Ebre (Tarragona) ha arrasado 6.500 hectáreas desde que se inició este miércoles, según ha informado el jefe del operativo de las tareas de extinción, Antonio Ramos, en una atención a los medios sobre las 11 de la mañana de este jueves. Este incendio, que ha afectado los municipios de Torre de l’Espanyol, Vinebre, la Palma d’Ebre, Flix y Maials, se prevé que arrase 20.000 hectáreas.

Las altas temperaturas y la orografía complicada dificultan el trabajo de extinción de el incendio iniciado en la Torre de l’Espanyol (Tarragona), que sigue activo y cuyo flanco derecho avanza en dirección noreste, y ha obligado de momento a evacuar 41 personas y a cortar cinco carreteras, ha explicado Ramos.

«El incendio es activo, estamos todavía en la fase de extinción y estamos priorizando el flanco derecho que es el que nos preocupa», ha dicho Ramos, que ha cifrado en 350 los profesionales que trabajan en la zona y 43 las dotaciones terrestres y 15 las aéreas.

Lo han anunciado los Bombers en un comunicado de prensa mientras que el director general de Extinción de Incendios, Manel Pardo, ha avisado de que ha sido una noche «muy dura» y que aunque pensaban que la mañana de este jueves podrían tener el fuego estabilizado, no ha sido así, ha lamentado en una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Europa Press.

Los Bombers han trabajado durante la madrugada con unas 80 dotaciones terrestres y a partir de las 7.00 horas se prevé la incorporación de un helicóptero de comando, uno bombardero y tres aviones de vigilancia y ataque.

Posteriormente se incorporarán tres helicópteros bombarderos más, otro de comando y tres hidroaviones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. La Unidad Militar de Emergencias ha llegado durante esta madrugada para colaborar en los trabajos de extinción, con 120 efectivos y nueve vehículos del Batallón de Intervención, con base en Zaragoza.

A lo largo de la madrugada los Bombers han reforzado el ataque en el lado izquierdo con el objetivo de ancorar el incendio a tocar de la carretera C-12 y así centrarse posteriormente en la parte derecha.

A pesar de que la humedad haya aumentado y las temperaturas hayan bajado durante la noche, los Bombers esperan que durante la jornada de este jueves las temperaturas vuelvan a subir, lo que supondrá una situación de «riesgo extremo», han alertado.