Una ballena jorobada rompe un arrecife en la Gran Barrera de Coral del Sur en su migración hacia el sur, Queensland, Australia

Una ballena jorobada rompe un arrecife en la Gran Barrera de Coral del Sur en su migración hacia el sur, Queensland, Australia. Paul Hilton/ Greenpeace

Medio Ambiente Día Mundial de los Océanos

Se busca tratado global para salvar a los océanos

La lucha contra el cambio climático tiene una hoja de ruta: los Acuerdos de París. Si los países que lo han firmado se salen de es hoja de ruta saltan las alarmas. Con todas sus imperfecciones, los Acuerdos de París han marcado un camino para afrontar uno de los problemas más graves que amenazan la viabilidad de la coexistencia humana con el planeta.

Pero no es el único problema que hemos generado con nuestra forma de vida. La situación de los océanos, afectados por el cambio climático, la sobreexplotación pesquera y el impacto directo de nuestros desechos sigue en manos del desgobierno internacional.

«Nuestros mares se ahogan con desechos plásticos, que están presentes tanto en los atolones más remotos como en las fosas oceánicas más profundas. La sobrepesca hace que se pierdan al año casi 90.000 millones de dólares en beneficios netos», afirma el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, en su misiva con motivo del Día Mundial de los Océanos que se celebra hoy.

Multinacionales pesqueras, multinacionales alimenticias que emplean plásticos en todos sus productos y empresas petroleras celebran el Día Mundial de los Océanos. Un día nacido para alarmar de la situación de los océanos al que se han sumado empresas que, según Greenpeace, lo que hacen muchas de ellas es ‘bluewashing’, «limpiar una playa no es frenar la degradación de los océanos», afirman.

La segunda Evaluación Mundial de los Océanos auspiciada por la ONU, publicada en abril de  2021, subraya con evidencias científicas que estamos poniendo en peligro muchos de los beneficios que la humanidad deriva de los océanos.

El mundo carece de un marco para proteger la vida marina en alta mar, a pesar de que el 64% de nuestros océanos se encuentran más allá de la jurisdicción nacional de cualquier Estado.

«La sobrepesca hace que se pierdan al año casi 90.000 millones de dólares en beneficios netos”.

Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres.

«El océano es tierra de nadie. Los océanos están divididos por los organismos regionales de pesca que desde hace décadas deciden cuándo y cómo se puede pescar en las aguas internacionales. También está dividido por organismos regionales para la búsqueda de recursos geomineros», explica Pilar Marcos, bióloga marina y responsable de océanos de Greenpeace. «No existe una gobernanza global que ordene los usos y cosas que extraemos del mar», añade.

Un pez volador por la noche cerca de la superficie en el mar de los Sargazos.
Un pez volador por la noche cerca de la superficie en el mar de los Sargazos. Shane Gross /Greenpeace

“Naciones Unidas lleva años Trabajando en un tratado global que es muy similar al Acuerdo de París , una constitución de los océanos que ordene esos organismos regionales que tienen una visión muy extractivista y que se gestionen de una forma donde la conservación prime”, asegura la bióloga marina.

Para su organización es fundamental que los gobiernos se comprometan con este Tratado Global de los Océanos en Naciones Unidas, que podría conducir a santuarios oceánicos en todo el mundo, zonas libres de actividades humanas. Greenpeace destaca que más de 70 países ya se han comprometido a proteger, al menos, el 30% de los océanos para 2030, incluida la mayoría de los miembros del G7, pero siguen sin aprobar el Tratado. 

”No existe una gobernanza global que ordene los usos y cosas que extraemos del mar”.

Pilar Marcos, Greenpeace

Las esperanzas de los ecologistas están puestas en la reunión que tendrá lugar en agosto en Naciones Unidas cuando se abordará un Tratado Global de los Océanos que podría crear grandes santuarios marinos para preservar la biodiversidad marina. La organización ecologista recaba apoyo de la ciudadanía, y casi 3.650.000 personas de todo el mundo se han sumado a la campaña firmando en Protect the Oceans.

Te puede interesar

Comentar ()