Incendio de Carcaixent en 2016 en su impacto con una urbanización protegida contra incendios.

Incendio de Carcaixent en 2016 en su impacto con una urbanización protegida contra incendios.

Medio Ambiente

Autodefensa contra incendios, cuando tu casa está en primera línea de un fuego


Los grandes incendios adquieren mayor virulencia, su fuerza desborda las previsiones de los equipos de extinción y hacen muy difícil apagarlos. En algunos casos no se puede, hay que quitarse de su camino, son ingobernables. El problema es cuando en su camino se cruzan los entornos urbanos, especialmente si están diseminados en el territorio y en un escenario de gran incendio forestal como el de Sierra Bermeja, hay que elegir entre salvar una granja o una urbanización.

La empresa valenciana Medi XXI ha creado y patentado un sistema de autodefensa contra incendios que ya ha salvado viviendas de ser pasto de las llamas: el Sistema de defensa de incendios forestales (SIDEINFO). Ferrán Dalmau, ingeniero Forestal y director de la empresa nos ha conducido hasta la rivera del Turia, en Valencia donde con fondos de la Unión Europea los ayuntamientos de Riba-roja de Turia y Paterna en colaboración con Hidraqua, Cetaqua y las universidades Politécnica de Valencia y Universidad de Valencia están implementando el sistema de autoprotección contra incendios más grande de Europa. Se denomina proyecto GUARDIAN (Green Urban Actions for Resilient fire Defense of the Interface Area) y el objetivo es prevenir incendios que de manera recurrente se producen alrededor de la rivera del Turia. 

Sistema de defensa contra el fuego en Riba-roja echando agua.
Sistema de defensa contra el fuego en Riba-roja.

El primer lugar en el que se implementó este sistema fue en una urbanización de Carcaixent, en Valencia. Allí se desplegaron sistemas de bombeo, depósitos y cañones de agua para que ante la eventual llegada del fuego pudiera frenarlos. “Fue en el año 2005 cuando instalamos el sistema en la colonia Santa Marina en Carcaixent. En 2016 hubo un gran incendio forestal que impactó contra una zona que estaba gestionada bajo este sistema. El hecho de que el sistema se pusiera en marcha seis horas antes de la llegada del fuego hizo que cuando llegó el fuego se encontró con un entorno con mayor contenido de humedad con lo cual tenía mayor dificultada para afectar a las viviendas y ayudando así a los medios de extinción para contenerlo sin que se quemara ninguna vivienda”, explica Ferrán Dalmau.

Incendio en Carcaixent.
Incendio en Carcaixent.

Desde ese incendio Medi XXI ha seguido implementando el sistema en otras localidades como Torrent y además del proyecto GUARDIAN trabaja para instalar en la Albufera de Valencia el sistema. La implementación está costando más, paradójicamente, en aquellos entornos que como el Turia y la Albufera cuentan con protección medioambiental y más valiosa es su conservación. 

Ferrán Dalmau
Ferrán Dalmau. R.O.

El sistema se puede aplicar en casas de particulares que pueden usar el agua de su piscina como depósito en caso de que surja la emergencia. El sistema que ha patentado esta empresa valenciana cuenta con una modalidad portátil que se despliega en los incendios creando líneas de defensa que pueden esperar un frente de un incendio sin necesidad de que estén los bomberos corriendo riesgos. Bomberos de Valencia, Bomberos de la Generalitat de Cataluña y la UME, entre otros, ya lo están usando en sus despliegues.

Mucho más que echar agua

El sistema va más allá del momento del impacto de un fuego en una zona urbana, sino que requiere una infraestructura y una implicación de los vecinos.

  • Planificación. Se escogen los puntos y áreas estratégicas de gestión. Esto es, donde el fuego puede actuar en función del terreno y las condiciones meteorológicas. “Se dibuja una línea donde está el peligro y dónde están las viviendas», explica Dalmau.
  • Trabajos silvícolas. Se hacen trabajos de desbroce en el entorno y se eliminan plantas no autóctonas; se limpia para evitar el combustible vegetal que alimente el fuego en caso de incendio. Además, se trabaja sobre los jardines de las viviendas para que tengan claros los riesgos de las plantas que tienen en sus hogares. Por ejemplo, las arizónicas son grandes conductoras del fuego.
  • Infraestructuras. Se instalan torres de agua de largo alcance para irrigar el entorno de este cortafuegos verde y se crea una red de abastecimiento de agua. En el caso del Turia se está reutilizando agua de depuradoras para el sistema de defensa. Cuentan con cinco millones de litros de agua en cinco depósitos. En caso de sequía se van aplicando riegos para reducir el estrés hídrico de la zona y hacerla menos vulnerable al fuego. En caso de incendio el agua de estos cañones es superior a las descargas aéreas de servicios de prevención de incendios y pueden actuar de noche.
  • Formación. La última pata de este sistema es formar a los técnicos municipales de la localidad donde se aplica el sistema y a los vecinos, a quienes además de enseñarles a reducir los riesgos en sus casas se les enseña a actuar en caso de incendio.

Te puede interesar

Comentar ()