Medio Ambiente

La crecida del Ebro se aproxima a Zaragoza

La punta de la crecida se aproxima a Zaragoza con menos caudal del previsto

La punta de la crecida se aproxima a Zaragoza con menos caudal del previsto EFE/Javier Cebollada

Tras los destrozos que ha ido dejando a su paso por Navarra, la crecida extraordinaria del río Ebro amenaza ahora a la ciudad de Zaragoza, donde las autoridades calculan que entre este martes y el miércoles se registrarán los peores desbordamientos en muchos años.

Según los datos de la Cuenca Hidrográfica del Ebro, se prevé que la punta de la crecida llegue a media tarde de este martes con un caudal de unos 2.200 metros cúbicos por segundo y una altura de 5,8 metros, por debajo de los 2.400 que se preveían inicialmente. En las riadas de 2015, el caudal subió a los 2.400 metros cúbicos por segundo y a altura, a los seis metros. El problema es que esta vez la riada puede durar hasta 48 horas y que las afecciones en la zona alta de la comarca han sido peores que las de 2015 incluso con caudales menores. La crecida del Ebro ha anegado 2.350 hectáreas de huerta y cultivo a su paso por Zaragoza la capital aragonesa, entre Alfocea y Juslibol, mientras que al sureste de la ciudad, desde Movera al límite de Pastriz, el agua ha inundado 1.180 hectáreas de cultivos, han informado fuentes municipales.

«Viene una crecida del Ebro peor que la de 2015 y durará 48 horas», ha señalado este lunes el alcalde de la ciudad, Jorge Azcón. Mientras, la delegada del Gobierno de Aragón, Rosa Serrano, advertía que la región se preparaba «para lo peor».

Las autoridades ya han registrado varios desbordamientos que han superado las contenciones especiales que se habían colocado en algunas zonas rurales próximas al río. Varias carreteras de la zona han sido cortadas y decenas de personas, desalojadas por riesgo de inundación. Y el Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado que declarará zona catastrófica a las localidades inundadas.

El alcalde Azcón cree que han iniciado los procedimientos con mucha antelación y que eso mitigará los daños que se puedan producir. «La previsión con la que hemos actuado ha sido bastante mayor que en riadas anteriores», ha destacado Azcón. «Hoy trabajamos las afecciones que se van a producir mañana para tomar decisiones con antelación y que se produzcan los menos daños posibles». A su vez, ha advertido a los ciudadanos que no corran ningún riesgo en los próximos días y que no se acerquen a las zonas de peligro.

Vista del río Ebro desde el Puente de Santiago de Zaragoza este lunes.
Vista del río Ebro desde el Puente de Santiago de Zaragoza este lunes. EFE/JAVIER BELVER

Maldonado: «Va a ser peliagudo»

El meteorólogo José Antonio Maldonado ha explicado a este diario que se dará un escenario extraño en Zaragoza los próximos días. Se espera que haya sol y que apenas llueva, por lo que se pueden dar varias jornadas de riadas a pleno sol. Eso se explica porque la causa de las crecidas no está siendo únicamente las lluvias del temporal del fin de semana, sino el deshielo que se está produciendo en el Pirineo.

«Esta crecida del Ebro se debe a las lluvias caídas y también a que han subido las temperaturas y eso ha hecho que se derrita mucha cantidad de nieve en el Pirineo», señala es te experto a El Independiente. «Eso ha llenado muchos ríos que son afluentes del Ebro».

Para Maldonado, que trabajó muchos años para TVE, la peor parte se la va a llevar la capital de Aragón. «La llegada de la crecida a Zaragoza es inminente y se desbordará por distintas zonas. Se va a desbordar con toda seguridad».

«El Delta del Ebro también se desbordará con toda seguridad, pero el mayor peligro está en las ciudades y lo peor se lo llevará Zaragoza. Al fin y al cabo, en el Delta va a la mar y lo absorbe. En la ciudad inunda todo. Va a ser peliagudo».

Operarios del Gobierno de Aragón colocan una dispositivo medidor sobre el cauce del rio Ebro
Operarios del Gobierno de Aragón colocan una dispositivo medidor sobre el cauce del rio Ebro EFE/ Javier Belver

Te puede interesar

Comentar ()