El temporal de lluvias asociado a la borrasca ‘Barra’ ha dejado dos muertos en España, así como numerosos daños materiales en la mitad norte peninsular. A pesar de que la situación se ha estabilizado este fin de semana, con tiempo seco y soleado, así como nieblas en los valles de los grandes ríos por la llegada del anticiclón de las Azores, el viento, las precipitaciones y las nevadas han continuado en el norte de la Península y en los Pirineos, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Una de las situaciones más graves se ha producido en Navarra, donde su presidenta, María Chivite, ha anunciado en el transcurso de la visita que ha realizado a diversas localidades de la Zona media y la Ribera afectadas por las inundaciones, que solicitará al Estado la declaración de área de desastre natural, lo que permitiría acceder a las ayudas que conceden tanto el Estado como la Unión Europea para este tipo de situaciones.

En la comunidad foral han fallecido dos personas a consecuencia del temporal de lluvia, en concreto en Sunbilla y Elizondo. Chivite ha destacado la labor de las redes de voluntariado que han auxiliado a la población de las localidades afectadas por las inundaciones.

En el caso de Sunbilla, una persona falleció el viernes al desprenderse el cobertizo de un caserío en Sunbilla mientras que en Elizondo este domingo ha sido rescatado el cuerpo de un vecino desaparecido el viernes cuando se dirigía a su puesto de trabajo en Lesaka. El cadáver se encontraba en el interior de su vehículo, sumergido en el río Bidasoa a unos 100 metros del cruce de la carretera a Lesaka, ha informado el Gobierno de Navarra.

Este sábado, agentes de la Guardia Civil de Navarra también tuvieron que rescatar a dos hombres que quedaron atrapados en sus vehículos incapaces de salir por sus propios medios. La situación en este comunidad ha provocado que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, visite la localidad de San Adrián para conocer el estado de las inundaciones sufridas en los últimos días debido a las crecidas de los ríos.

Alrededor de las 17.00 horas, el nivel del río Ebro a su paso por Tudela ha comenzado a descender tras alcanzar el pico de su avenida a las 14.00 horas, alcanzando una altura de 6,18 metros y un caudal de 2.709 metros cúbicos por segundo, según datos del Sistema Automático de Información Hidrológica de la Confederación Hidrológica del Ebro. En estos momentos, el río discurre con una altura de 6,13 metros y arrastra un caudal de 2.678 metros cúbicos por segundo, ya con tendencia descendente.

Crecida en Aragón

Por otro lado, la Unidad Militar de Emergencia (UME) ha desplegado 292 soldados en las zonas afectadas por la actual crecida del Ebro en su paso por Aragón desde este sábado a primera hora. Los máximos niveles, según las previsiones, se esperan a partir de esta tarde en los tramos altos del río, ha señalado la Delegación del Gobierno en Aragón en una nota de prensa.

Es problemática la situación de dos granjas en Novillas que no han sido desalojadas, una de ovino con 1.500 cabezas y la segunda con 300 vacas lecheras y peligra la situación de otra granja de vacuno en Remolinos. Los bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) han evacuado este sábado a 26 terneros en una granja de Cabañas.

En Aragón, un total de ocho carreteras aragonesas han tenido que ser cortadas con motivo de la crecida extraordinaria del río Ebro, en la provincia de Zaragoza, y el temporal de nieve que azota al Pirineo oscense, según la Dirección General de Tráfico.