La letra de la canción de Shakira con Bizarrap, ‘Session 53’, ha puesto en el ojo del huracán no solo a Gerard Piqué y a su nueva novia, Clara Chía, por la cantidad de dardos envenenados que contiene, sino también a la madre del exfutbolista, Monsterrat Bernabeu. Ella es a quien la colombiana se refiere al lamentarse de que su ex «le dejó de vecina a la suegra, con la prensa en la puerta y la deuda en Hacienda».

Desde el lanzamiento del single hace casi dos semanas no se ha dejado de hablar de la relación que la cantante mantiene – y en su día mantuvo – con los abuelos de sus hijos. Y es que después de años de cordialidad, tras su separación de Gerard y al descubrir la ‘complicidad’ de Montserrat y Joan Piqué con Clara Chía, Shakira les habría declarado la guerra.

Y, tras colocar una bruja a tamaño real en su balcón mirando a la casa de sus suegros, y a su ‘afición’ a poner en los últimos días sus canciones a todo volumen para ‘fastidiar’ a los padres de su ex – eso se comenta por lo menos – la artista habría ido más allá y habría pedido a sus hijos que no llamasen abuelos a Joan y a Montserrat.

Así lo revela este miércoles la revista ‘Lecturas’, asegurando que Shakira les habría dicho a Milan y a Sasha que no llamasen ‘avi’ y ‘ona’ – abuelos en catalán – a los padres de Piqué porque escucharlo le pone triste.

Completamente destrozada, Montserrat – que según la publicación intentó hasta el último momento que Gerard se reconciliase con la cantante – habría pedido a su hijo que deje de provocar a Shakira con Casios y Twingos como reapareció tras el lanzamiento de ‘Session 53’ porque, está convencida, hay que parar esto de alguna manera.