Afasia y demencia frontotemporal. Ese es el diagnóstico de Wendy Williams, de 59 años, una de las presentadoras más populares de Estados Unidos, que lleva apartada de la televisión desde 2021. Es lo mismo que sufre el actor Bruce Willis, y que su familia anunció hace unos años. La demencia afecta a las capacidades de comunicación, dificulta el habla (causando afasia) y el autocontrol, y que incluso puede modificar el carácter de quien la padece.

Wendy Williams ha sido, como Ellen DeGeneres o Oprah Winfrey, uno de los rostros más populares de los matinales televisivos en Estados Unidos. Su programa, The Wendy Williams Show, estuvo durante catorce años en antena y se convirtió en un emblema, sobre todo para las mujeres negras del país americano. Algunos de sus momentos más icónicos, como cuando llamó Dula Peep a Dua Lipa, o cuando tuvo un golpe de calor en directo, fueron, sin embargo, el comienzo de una vertiginosa caída a los infiernos.

Wendy Williams durante un momento de su docureality.
Wendy Williams durante un momento de su docureality. Lifetime

La caída a los infiernos de Wendy Williams

El caso de Wendy Williams se hizo viral porque sus problemas fueron viéndose día a día a través de la pantalla. La presentadora estaba al frente de un programa diario tipo talk show matinal que se emitía en diversas cadenas y que llevaba catorce años en antena cuando fue cancelado en 2022. Hacía ya casi un año que estaba apartada del directo por diversos problemas de salud que no se habían esclarecido.

Aunque se habló de una apendicitis, de la enfermedad de Graves, de agotamiento y de otros problemas de salud aparentemente menores, los rumores decían que Wendy Williams tenía problemas con el alcohol y las sustancias. Sobre todo cuando ella misma había hablado de las adicciones contra las que había luchado a lo largo de su vida, y poco antes de dejar la televisión admitió que estaba viviendo en un hogar de sobriedad. Ahora ha confirmado su familia y su equipo han confirmado lo ocurrido en un documental que ha dejado en shock a la sociedad estadounidense.

Wendy Williams, visiblemente desmejorada en una imagen de su documental.
Wendy Williams, visiblemente desmejorada en una imagen de su documental. Lifetime

El hijo de Wendy admite que el exceso de alcohol puede haber sido una de las causas de la demencia y afasia que aflige ahora a la presentadora. En algunas de las imágenes del documental, se ve cómo la publicista le cuestiona si se ha bebido en un día toda una botella que podría ser de vodka o ginebra.

Esta misma publicista que considera que las imágenes reflejan el "circo de su caída" y no lo que Wendy Williams quería enseñar sobre su vida.

El triste despertar

Wendy Williams ha querido contar lo que le ha ocurrido en un documental emitido en el canal estadounidense Lifetime en dos partes. En él la propia presentadora es productora ejecutiva y habla a cámara sin pudor de su frágil situación. Pero no es tan sencillo, porque en el momento del rodaje ni ella ni el equipo sabían el diagnóstico que le esperaba a la comunicadora, que aparece en varias ocasiones con una apariencia desconcertante.

En algunos momentos, Wendy Williams se muestra extremadamente ágil mentalmente, con la claridad y agudeza que siempre la ha caracterizado. En otros, se la ve perdida, preocupada o incluso derrotada. No ayuda la enfermedad de Graves que padece, que hace que parezca que los ojos se le van a salir de las órbitas.

En ocasiones, Wendy Williams se muestra aparentemente ida o fuera de control.
En ocasiones, Wendy Williams se muestra aparentemente ida o fuera de control. Lifetime

El documental no trata solo su salud, ya que ni siquiera sabían lo que venía. Aunque sí hay frases que adelantan el futuro diagnóstico, como cuando Wendy explica que tiene cita en el médico para saber si "está loca". En algunos de los fragmentos ya emitidos, parte de su familia le hace ver que puede que la gente con la que trabaja esté intentando aprovecharse de ella económicamente.

Se refieren, entre otros, a su mánager, Shawn Zanotti, con quien trabaja desde 2021. "Siento que se han aprovechado de ella. Ella pensaba que estábamos centrándonos en su vuelta al trabajo. Estaría avergonzada. No hay manera en la que puedas convencerme de que le parecería bien tener ese aspecto y verse así", asegura la publicista.

"Lo único que sé es cómo ser famosa. Quiero volver a estar en televisión", asegura Wendy Williams en el tráiler. A pesar de que la presentadora estaba encantada de contar su historia, según la que ha estado al cargo de su carrera, el resultado no es el esperado. "No es el proyecto que me presentaron los productores, no es lo que yo le dije que iba a ser", añade Zanotti.

Wendy Williams está ingresada en una clínica

El equipo de Wendy Williams anunció, solo un día antes de que se publicara el documental, el diagnóstico, añadiendo que se encuentra en una clínica especializada. Sin embargo, su publicista no ha hablado con ella desde que entrara en este centro a pesar de que insiste en que sigue trabajando para ella.

Según la encargada del proyecto, Erica Hanson, siguieron adelante pese al triste desenlace porque sintieron responsabilidad de hacerlo. "Todos pensamos que esta era una historia compleja y delicada y creímos que teníamos que nos correspondía hacerlo con dignidad y sensibilidad", comenta.

Unas declaraciones que a Shawn Zanotti le parecen una mentira. Aunque, sin embargo, tanto ella como la tutora financiera de Wendy Williams se han revuelto contra el documental, que las deja en muy mal lugar.